Siempre hay un pueblo sumiso y otro que lucha por los dos

Lucha

Por Pep Castelló

Barcelona

En una de sus lúcidas prédicas Martin Luther King dijo que los horrores padecidos por la humanidad durante el siglo XX se deben tanto a la maldad de los malvados como a la pasividad de las buenas personas.

Lamentablemente eso sigue siendo así en la mayor parte del mundo cuando llevamos recorrido ya un trecho del actual siglo XXI. Apenas son contestadas las atrocidades cometidas por quienes gobiernan. Se dan por buenas sus mentiras después que las difunden reiteradamente los medios de difusión que controlan, que son los más y los más importantes. Y lo que es peor: se cuestiona a quienes disienten del discurso oficial, que suelen ser minoría.

Viene esto a cuento de lo vivido en los atentados de Catalunya (Barcelona y Cambrils) durante el pasado mes de julio y lo que está ocurriendo en Argentina a día de hoy.

Desde los medios oficiales se potenció acá en Catalunya la compasión, el acatamiento del orden, el apoyo a las fuerzas represivas y muy especialmente el rechazo de toda clase de violencia (la violencia terrorista, por supuesto, pero no la que ejerce el Estado en defensa del orden impuesto). Se silenció todo cuanto pudiese inducir a la gente a preguntarse por las causas ocultas del terrorismo que padecemos. Se silenciaron también las voces de quienes acusaban a las máximas autoridades del Estado de complicidad con quienes organizan y financian las acciones terroristas. La manipulación de las mentes ejercida por los medios triunfo en esta ocasión.

En Argentina, desde que asumió la presidencia Mauricio Macri el gobierno ha tomado un continuo de medidas que perjudican a las clases más desfavorecidas de la sociedad. Una parte de la población ha ido contestando esas fatales decisiones, pero la mayoría las acepta de buen grado y da por buenas las “razones” que difunden los principales medios que están controlados por quienes gobiernan. No en vano es un gobierno de ricos para ricos el que allí ejerce y, como dijo en su día Quevedo, “poderoso caballero es Don Dinero”. [1]

Pero todo tiene un límite y hay hechos que sobrepasan lo que la conciencia de las gentes puede soportar. La desaparición de Santiago Maldonado en manos de la gendarmería el pasado día uno de agosto en la provincia de Chubut es uno de ellos. Gran parte del pueblo argentino se ha lanzado a la calle en numerosas poblaciones del país para reclamar, de forma pacífica, su aparición con vida y censurar la brutalidad del gobierno.

Las manifestaciones se llevaron a cabo sin incidentes que mereciesen ser remarcados, salvo en la capital, donde una vez concluida la gran marcha se organizó una refriega entre la policía y un grupo de encapuchados de ignorada procedencia. Las fuerzas del orden aprovecharon ese acto de violencia para hacer redadas por las calles vecinas y detener a diversas personas acusándolas de agresión a la policía. Curiosamente, no faltaron las cámaras de televisión para testimoniar la supuesta violencia de quienes se manifestaron. [2]

Es un hecho común en el viejo y en el nuevo mundo que gran parte del pueblo trague ingenuamente las mentiras que los gobiernos urden para esconder sus ignominias. No en vano cuentan con numerosos equipos de especialistas en la desinformación y controlan los principales medios de difusión de noticias verdaderas y falsas. Y también lo es que la gente engañada se posicione a favor de los mentirosos y en contra de quienes denuncian las mentiras.

El engaño programado acaba fracturando la capacidad de razonar a cualquiera que sistemáticamente dedique gran parte de su tiempo libre a dejarse bombardear el cerebro por las emanaciones del televisor.

Pero no es tan común que el pueblo se indigne y salga a la calle reclamando verdad y justicia en la medida que lo está haciendo en ese gran país que es Argentina. Para poder hacer algo así hace falta mucha conciencia de pueblo, algo que no se improvisa. El pueblo argentino lleva años bregando por sus derechos y enfrentándose a quienes se los quieren arrebatar.

También acá en Catalunya hay una larga tradición de reivindicaciones populares. Muchas de ellas han ido perdiendo fuerza con los años, con la dictadura primero y luego con la desmovilización programada de la supuesta democracia en que vivimos. Pero otras se mantuvieron vivas y otras fueron apareciendo como rechazo a las políticas neoliberales que imponen los gobiernos.

Entre las que vienen de lejos está el afán de independencia que cada año el pueblo catalán reivindica el 11 de setiembre, un rechazo a la ya secular opresión de los gobiernos españoles.

No será fácil ni en Argentina ni en Catalunya contagiar el fervor de lucha al pueblo pasivo que calla y otorga. No lo es en parte alguna. Despertar de su letargo a la mayor parte de una población dopada y adormecida requiere mucho tesón y que acompañe la suerte; que algo inesperado mueva las entrañas de la gente. Pero la vida es una gran lucha que no concluirá mientras haya un solo ser humano con conciencia. + (PE)

[1] http://www.poesi.as/fq03015.htm

[2] http://www.elintransigente.com/politica/2017/9/3/carlotto-sobre-incidentes-marcha-estaban-preparados- antemano-453257.html

Referencia Ver despacho SN 309/17  Poderoso caballero es Don Dinero

SN 308/17

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s