Cuando los curas hablan de política

Curas catalanes

Por Aníbal Sicardi

Bahía Blanca

Recientemente los Curas de la Opción por los Pobres emitieron el documento “Ante las próximas elecciones legislativas” con fuertes declaraciones políticas.

Como es habitual en sus mensajes los Curas de la Opción  por los Pobres (COP) describen su visión política-social de la actualidad. En esta ocasión la definen como “una situación muy delicada para el país”

Les “preocupa e indigna” que el gobierno no cumpla con su rol social y que expresiones del “presidente o sus ministros y medidas del gobierno” estén dirigidas contra los sectores más débiles o populares a quienes se les causa un visible perjuicio y sufrimiento, en especial porque son pisoteados sus derechos.

Consideran que “Un gobierno que maltrata así a su población, y vive construyendo falsedades, es un gobierno que le da la espalda a los preferidos de Dios”  Dado que “Matar de hambre, desamparo o indiferencia al pobre es un pecado”  sostienen que  “Votar un gobierno que asfixia a los pobres, creemos que también lo es” por lo que

“Sin ningún temor o prejuicio sostenemos firmemente que un cristiano no puede darle el voto a un gobierno como este….”

Posteriormente, luego de traer al recuerdo una oportuna cita del Cura Brochero del 1912, los COP afirman, “sin dudarlo”, que “no se puede ser cristiano y neoliberal”, “como decía el recordado obispo Esteban Hesayne”, por lo que exhortan a votar en consecuencia, teniendo en cuenta que “Los pobres, no pueden esperar”.

Pronto surgió la sintomática critica de clasificarlos como “Curas K”, sabiendo que las posiciones partidarias de los COP son diversas y dando la sensación de que piden que se vote a Unidad Ciudadana cuando lo que hacen es una exhortación sobre “a quien no votar”.

Por otro lado, apareció la objeción de que los curas, por la calidad de su ministerio, no deben opinar sobre política y dejar liberada la votación a la conciencia de la creyente o del creyente.

En la manifestación de los curas no hay condena al infierno o excomunión si desoyen su pedido. Es una interpretación a partir del evangelio y una toma de distancia de la creencia de que el cura no debe hablar de política. Debe señalarse ese detalle, es una “creencia”, también manifestada en las filas evangélicas-protestantes, con determinadas citas de la historia institucional eclesiástica que tienen fuertes influencias socio-políticas de épocas pasadas. Ahora aparece la oportunidad de debatirlas.

En este aspecto los COP de Argentina no están solos. Surge en otros espacios mundiales. Uno de ellos es en la también “delicada” situación de Cataluña. Allí unos cuatrocientos curas y diáconos catalanes dieron a conocer un documento defendiendo la realización del referéndum, del domingo 1 de octubre, con la propuesta de la independencia o no de Cataluña.

La cuestión es simple. Se reclama el ejercicio del derecho a decir sí o no.  El Estado español aplica medidas filo dictatoriales para impedirlo. Los curas defienden la legitimidad de elegir ” y exhortan “a los católicos y a todos los ciudadanos de Cataluña a reflexionar sobre la importancia de los actuales acontecimientos y a votar en conciencia en ejercicio del derecho fundamental que tiene cualquier persona a expresar libremente sus posiciones”.

El punto es que el Episcopado español se mantiene en silencio, con sospechosa tendencia de apoyo a las medidas del Estado español, por lo cual se alimenta la impresión de que los curas y diáconos no tienen derecho a opinar con libertad. El argumento es obvio, la creencia de cierta calidad del ministerio sacerdotal que no se lo permitiría.

Esta creencia esta tan impregnada en el inconsciente colectivo que el Gobierno español reclamó al Papa para que frene a los curas y diáconos catalanes.

Resulta más que oportuna la entrevista de Religión Digital a Dorian Llywelyn, sj -director ejecutivo del Centro Ignaciano de la Universidad de Santa Clara en California y autor, entre otros libros, de Toward a Catholic Theology of Nationality (“Hacia una teología católica de la nacionalidad”)

A Dorian Llywelynl se le considera que “es quizás el principal experto en el mundo de habla inglesa en la teología del nacionalismo y movimientos independentistas”

El jesuita habló con RD ante el referéndum del 1-O en Cataluña. Aseguró, entre otras cosas, que “no hay ninguna doctrina de la Iglesia que dé respuesta” a los deseos de independencia “ni a la legitimidad ni a la ilegitimidad” de semejantes sentimientos

Al reconocer ciertas problemáticas “morales” que se presentan en el nacionalismo contemporáneo, Dorian Llywelyn  opina que “en primer lugar, se podría determinar a través de un plebiscito, en el que se podría tomar en cuenta estas consideraciones morales”

Ante la pregunta si “¿puede considerarse moralmente correcto que un Estado impida cualquier plebiscito sobre una cuestión de independencia?” respondió que “Bajo mi punto de vista, no veo, desde una perspectiva teológica católica, ninguna justificación para no permitir un plebiscito”

Así que bienvenida estas actitudes de los COP de Argentina y sacerdotes y diáconos de Cataluña que ofrecen la oportunidad de reflexionar sobre ciertas creencias y la verdad. Liberados de supuestos heredados por tradición se presentaría la cuestion en como hablar sobre estos temas  Un legitimo proceso de crecimiento humano. + (PE).

Foto Curas catalanes en Vic Catalunya. Religión Digital

SN 338/17

 

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s