Plaza de Mayo Octubre 1945 Junio 1955

Las patas en Pza Mayo II

Por Anibal Sicardi

Bahía Blanca

Plaza de Mayo, Octubre 1945

El 17 de octubre de 1945 aconteció uno de los hechos trascendentales de la historia argentina. Un sector de la población, que estaba ausente de la consideración general, irrumpe en la ciudad de Buenos Aires exigiendo la libertad de Juan Domingo Perón quien, desde la Secretaría de Trabajo y Previsión había impulsado legislaciones favorables al obrero.

La anécdota ilustrativa es que el día antes, al finalizar la quincena, las patronales se negaron pagar el salario del feriado 12 de octubre y que Perón había firmado la resolución de que se debía pagar. “¡Vayan a reclamarle a Perón!” era la respuesta patronal al reclamo de los obreros.

Parece ser que los laburantes tomaron en serio la recomendación y el 17 inundaron la Plaza de Mayo con miles de obreros, provenientes mayoritariamente de las zonas industriales del sur. Había gran cantidad de jóvenes y mujeres y personas mayores, con sindicalistas como parte de la gran manifestación.

Un rasgo nuevo aparece en la multitud. Un buen porcentaje tenían piel más oscura que la habitualmente promocionada. El sector social que había colocado preso a Perón los llamó “cabecitas negras” “grasas” “descamisados” “aluvión zoológico”

Lograron la liberación de Perón que, esa misma noche, habló desde uno de los balcones de la Casa Rosada.

Entre tanto caminar, andar y esperar, algunos y algunas de la populosa  manifestación  decidieron usar la fuente de la Plaza. Por cierto, lo más refrescante era lavarse los pies. La oposición entonces los ajustició promoviendo que “se lavaron las patas en la fuente de la Plaza de Mayo” y que “los bárbaros avanzan sobre la ciudad”

Una movilización completamente pacífica resultó imbancable para los detentores del poder y apelaron a los adjetivos sarcásticos. El tiempo, que es decir la historia, hizo que las grasas, los cabecitas negras, impusieran una iconografía, “Lavarse las patas en Plaza de Mayo”, como realidad de una población ausente hasta entonces, pacífica, sin violencia, que dijo presente para siempre. + (PE)

Set 55 II

Plaza de Mayo, Junio 1955

Los civilizados, que calificaron de invasión de los bárbaros a la multitud del 45, decidieron cambiar esa iconografía de gente refrescándose en la fuente de Plaza de Mayo. Planificaron un bombardeo que mató no menos de 360 personas y dejó heridas a más de 800.

El 16 de junio de 1955 la Aviación Naval arrojó bombas desde aviones Gloster y utilizó la metralla de la Infantería de Marina, en un día hábil, cuando los ciudadanos y ciudadanas utilizaba ese espacio y alrededores para sus responsabilidades habituales. El objetivo fue derrocar al “tirano” presidente Juan Domingo Perón.

La prioridad era matar (asesinar) al presidente, que presumían estaría reunido, en la Casa Rosada, con su Estado Mayor. Luego ocupar la Plaza de Mayo con Infantes de Marina y comandos civiles. Los civilizados golpistas aprovecharon que para ese día habría una exhibición aérea en homenaje a José de San Martín.

En la organización estaba la llamada “burguesía”, la Marina, una parte del Ejército, la Iglesia Católica Romana y el apoyo del Departamento de Estado de Estados Unidos. Las bombas comenzaron a desplomarse pasado el mediodía. Una de ellas cayó sobre un ómnibus lleno de pasajeros. Se calcula que se arrojaron 14 toneladas de explosivos.

La reacción de los trabajadores fue rápida y pronto comenzaron a llegar a Plaza de Mayo, en ómnibus y camiones repletos de obreros, con el propósito de defender a Perón. Allí pudieron comprobar la inquina y criminiladidad de los civilizados.

El bombardeo de junio de 55 fue la contracara de la pacifica manifestación del 45 con su iconografía de la lavada de patas en la fuente de la Plaza de Mayo. Las propuestas económicas-sociales de la llamada Revolución Libertadora también fue la contrapartida de las medidas laborales y sociales tomadas por el gobierno surgido en 1945.

Dos imágenes de la famosa Plaza de Mayo. Dos proyectos sobre los cuales hay que posicionarse. + (PE)

SN 357/17

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s