El dolor por Santiago Maldonado cruzó el país

Rio Chubut Rep 171019

Por Aníbal Sicardi

Bahía Blanca

El hallazgo de un cuerpo en la zona del rio Chubut, donde se vio por última vez a Santiago Maldonado antes de su desaparición forzada, hizo que el dolor cruzara el país acentuando la visibilidad de la criminalidad ocurrida 79 días atrás en la Patagonia.

Ese sentimiento fue acompañado por una profunda tristeza, que acuciaba la pregunta sobre en qué país vivimos, soltando los lastres represivos dejando que apareciese la desolación y la indefensión.

Para quienes frenaron un rato su agitar, dejando que la interioridad se expresara, y habían vivido la Dictadura Cívico Militar, surgió el recuerdo de aquel fatídico marzo del 76 cuando algunos y algunas apelaban a frenar el golpe que se vaticinaba y que era admitido por las fuerzas políticas de ese entonces.

Momentos de angustia y desesperación por lo que se perfilaba y que ocurrió en mayor porcentaje de lo previsto.

El relato de mentiras y acusaciones falsas sobre lo ocurrido en la demoledora entrada de la Gendarmería en tierras mapuches, se patentizó con el recuerdo del exacto formato que se utilizaba en aquel entonces con los asesinados y desaparecidos.

Nos acostumbramos a leer que detrás de la información de enfrentamientos con subversivos se encontraba la realidad de jóvenes asesinados, producidos por el Gobierno Militar mediante los mecanismos instalados para tal accionar.

La tristeza acompaña al dolor con el interrogante inmediato sobre en  qué país vivimos y también en aquellos que hemos vivido esos momentos y podemos percibir el país que se quiere construir con el signo de la dictadura.

El Presidente asiste a una reunión internacional cuando también podía quedarse ante lo que llamó “media compleja situación” Argentina. En la disyuntiva decide ir. El mensaje es para quienes siguen apoyando el orden, duro, inflexible. Si se quedaba daba cierta legitimidad a la protesta justa por la desaparición de Santiago Maldonado y demostraba  cierta sensibilidad por lo que le ocurre a la gente. Al irse dice que no le importa esas cosas. Igual cuando aparece de vacaciones. Agudizado al pasarla en propiedades de grandes empresarios, incluso detractores de la Patagonia.

Una descarriada dirigente lanza  aberraciones sobre lo que está ocurriendo. Es terrible. Sin embargo, esa terribilidad es la que corresponde al mensaje del Gobierno. De entrada, no más, ya clasificó a la población como inmerecedora de los beneficios que habían recibido, como tener aire acondicionado, vacaciones y sueldos superiores a la inflación. Los dichos de la descarriada dirigente no son tan personales como aparecen. Son parte de la construcción cultural gubernamental. Ella es una corista más del armado del espectáculo oficial que oculta el saqueo y el atropello humano.

Ante ese dolor y tristeza aparece la dignidad de la familia de Santiago, su hermano Sergio, contenido y penetrante; su cuñada Andrea Antico, dura y lúcida. La profesionalidad y agudeza de la abogada Verónica Heredia. Un trio que intenta los mejores caminos para no entrampar la verdad al mismo tiempo que repite la necesidad de ser humanos en circunstancias como las que viven.

Junto a ellos otros y otras que los acompañan con actitudes claras, nobles, que aguantan hasta la dificultad de esperar para confirmar si el cuerpo encontrado es de Santiago Maldonado en vista de un procedimiento que no deje espacio para dar lugar a las mentiras e hipocresía.

Como suele ocurrir, los humoristas, poetas al fin, saben expresar, en pocas líneas gráficas, realidades inmensas. Así la tira de Rep, publicada hoy, 19 de octubre, en Página 12. En el río Chubut se vivió y vive la Argentina. Hitos a registrar. La historia nos ha dado hechos sustanciales provenientes del sur patagónico. Ahora uno más, con su advertencia y el desafío del compromiso para seguir con los brazos levantados, los pies firmes, la mente lúcida, el corazón apasionado, para concretar nuestros sueños. +(PE)

SN 361/17

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s