Algunos Datos Poco Difundidos De La Declaración Final Entre Argentina Y El Reino Unido Luego De La Guerra De Malvinas

Malvinas I

Por Susana Merino

Buenos Aires

En febrero de 1990 el presidente Menem firmó en Madrid una Declaración conjunta con el Reino Unido claramente inconstitucional porque como lo establece el art. 67, inciso 19 de nuestra Constitución le corresponde al Congreso declarar la paz o la guerra a través de Tratados y no de declaraciones del ejecutivo.

Se consignan en él los derechos que adquiere Gran Bretaña sobre las Fuerzas Armadas de la República Argentina estableciendo un “Sistema Transitorio de Información y Consulta Recíprocas sobre los movimientos de las unidades de sus Fuerzas Armadas en áreas del Atlántico Sudoccidental”.  Cuyos objetivos son:

–         “Aumentar el conocimiento recíproco de las actividades militares en el Atlántico Sur, lo que implica no solo el área de exclusión referida a Malvinas sino a cualquier actividad militar la región suratlántica”

También el territorio Continental Argentino es objeto específico del Tratado comenzando por el ingreso y desplazamiento de súbditos ingleses cuya actividad en nuestro territorio por imperio del artículo 13 queda exenta de toda visa consular o permiso previo de las autoridades argentinas.

Establece también que “La República Argentina y Gran Bretaña se han de proporcionar por escrito y con veinticinco (25) días de anticipación la información correspondiente al movimiento de sus Fuerzas Navales y de sus Fuerzas Aéreas y de los ejercicios que verifiquen unas y otras dentro de las siguientes áreas” que son diferentes y para las que se detallan los meridianos y paralelos que las delimitan para ambos países.

Se puede advertir que, mientras los buques y aeronaves que se desplacen por la plataforma continental argentina estarán subordinados a un fácil y seguro control británico, los buques ingleses que naveguen desde nuestras costas hasta el meridiano 20 W no estarán sometidos a igual control argentino. En todos los casos se establece la obligatoriedad de comunicar recíprocamente con 25 días de anticipación los movimientos que realizaren cualesquiera de los buques y aeronaves que circulen por el área

Esto significa que con todos estos controles la República Argentina pasa a ser un país cuyo litoral marítimo de aproximadamente dos mil (2.000) kilómetros cuadrados y su espacio aéreo respectivo queda —sin límite de tiempo— sometido al control permanente de la Royal Navy y de la Royal Air Force. No existen noticias de que ningún jefe de las Fuerzas Armadas, ni en actividad ni en retiro, haya formulado alguna crítica a estas increíbles normas.

Otro de sus artículos el n° 5) consigna que se conviene en “Establecer un Sistema de Comunicación Directa entre las Islas Malvinas (Falkland Islands) y el territorio continental. aumentando el conocimiento recíproco de las actividades militares en el Atlántico Sudoccidental” y favoreciendo el control de un área geopolíticamente muy sensible y que puede llegar a ser epicentro de enfrentamientos internacionales para su dominio.

En tal sentido el Anexo 2 determina que:

En este aspecto el Anexo II determinaba este procedimiento:

–   Las unidades navales y aéreas evitarán cualquier movimiento que pueda ser interpretado como  “hostil”.

–   Las unidades navales operarán de manera tal que demuestren claramente sus intenciones.

–     Las unidades aéreas evitarán interferencias mutuas.

–    No podrán efectuarse ataques simulados ni emplearse radares de control de tiro por unidades de una Parte sobre unidades de la otra Parte.

–     No se usarán reflectores para iluminar puentes de navegación.

–     Las unidades navales y aéreas evitarán la ocultación de luces.

–     No se interferirán sistemas de comunicaciones.

–  Ante hechos que preocupen a una de las Partes se realizará de inmediato intercambio de informaciones

Establecer un sistema de intercambio de información sobre seguridad y control de la navegación marítima y aérea

En el Anexo IV se determina que la actividad conjunta de las dos Partes abarca una extensa enumeración de informaciones, control de la navegación aérea y marítima, alerta, búsqueda, salvamento, estudios meteorológicos, aterrizaje de emergencia para las dos Partes y para aeronaves de terceras potencias y comunicación permanente sobre estado de aeropuertos

Pero también incluye (art.8°) la bilateralidad económica para la explotación pesquera entre el paralelo 45 S y el paralelo 60 S (aproximadamente la zona marítima que se extiende desde Puerto Camarones en la provincia de Chubut hasta las Islas Orcadas en la Antártida). “Las Operaciones de las flotas pesqueras británicas y argentinas intercambiarán informaciones, estadísticas y evaluaciones sobre la fauna ictícola en esa región”.

La frutilla del postre:  bilateralidad para inversores

El artículo duodécimo (12) extiende esta singular sociedad anglo-argentina a las actividades propias del gobierno argentino en el Territorio Continental, esto es dentro de la superficie de 2.791.810 kilómetros cuadrados, que es la extensión de tierra que abarcan las veintitrés (23) provincias federales. En este aspecto elevando al rango de política económica internacional lo establecido en la ley de privatizaciones N° 23.696 (mal denominada Ley de Reforma del Estado) este artículo establece la “PROTECCION RECIPROCA” de las inversiones privadas. Al parecer tales inversiones serán cuantiosas por parte de Gran Bretaña, dado que se proyecta en este artículo un Acuerdo de Promoción y Protección de Inversiones del cual por Supuesto se hallan excluidos otros países. Con esto se ratifica una vez más el Tratado Anglo-Argentino del 2 de febrero de 1825 que en su artículo IX adjudica a los intereses británicos la “cláusula de nación más favorecida’. Con esta estipulación no se pueden otorgar a otros terceros países o a sus habitantes prerrogativas que no se adjudiquen a los británicos (8). De esta manera Inglaterra muy pronto podrá exhibir una cifra como la que tuvo antes de la Segunda Guerra Mundial: el 50% de sus inversiones de capital se hallaba radicado en la Argentina. + (PE)

SN 425/17

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s