Iglesia Metodista de Uruguay critica al Arzobispo Sturla y pastor Márquez por mensajes contra la “ideología de género”

Raúl Sosa, pastor de la Iglesia Metodista del Uruguay.

El pastor metodista  Raúl Sosa dijo que el líder de la Iglesia Misión Vida ha manifestado una “marcada deshonestidad intelectual con burdas y malintencionadas falsedades” y que el cardenal recurre a un “error conceptual“.

El pastor de la Iglesia Metodista del Uruguay, Raúl Sosa, criticó en una carta publicada en la web de la congregación los mensajes del arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, y del pastor Jorge Márquez, de la Iglesia Misión Vida, contra la “ideología de género”.

Sosa afirmó que ambos religiosos han tenido una “reiterada coincidencia” en sus posturas, que ocupan “un lugar importante en la agenda temática de la derecha más radical en el mundo”.

El pastor metodista aseguró que el planteo del cardenal Sturla manifiesta “honestidad intelectual y una desinteresada inocencia política”, pero no ocurre lo mismo con Márquez, quien “a exhibido en este tema una marcada deshonestidad intelectual con burdas y malintencionadas falsedades tales como sostener que la ideología de género propicia o da lugar al sexo con animales y con niños”, y que su postura “forma parte de su estrategia política, así como lo fue la financiación de la campaña electoral de un sector del partido Nacional y la candidatura de Álvaro Dastugue” a la Cámara de Diputados.

Según Sosa, las posiciones de Sturla y Márquez parten de “un error conceptual”, ya que “la postura de género no constituye una ‘ideología’ sino una ‘perspectiva’, un lugar desde donde pensar, entender y descubrir aquello que la ideología imperante –que siempre consagra el orden existente– invisibiliza, oculta y desvirtúa”.

Sosa, que es pastor de la Iglesia Central ubicada frente al monumento al Gaucho en la calle Constituyente, sostuvo que mientras una ideología comprende un “sistema de ideas rígido” que “tiende a perpetuarse rechazando lo diferente, reforzando prejuicios y levantando sospechas y temor contra todo aquello que se le opone”, una perspectiva “es un intento de ver más allá de lo que la ideología define como realidad única; es un colocarse en otro lugar, especialmente en el lugar de los más postergados, desvalorizados e ignorados, para no acallar el clamor de los que sufren ni los desafíos de transformación que ese clamor entraña para nuestra vida y para la vida de la sociedad de la que formamos parte”.

“El esfuerzo salvífico de Dios, tal como lo testimonia la Biblia, está marcado por la decisión de Dios de ‘ver’ lo que acontece desde otro lugar, desde el lugar de los olvidados y rechazados”, recordó el pastor metodista.

Luego, consideró que podría ser “la propia visión ideológica del cardenal Sturla y del pastor Márquez”la que “los haya hecho caer en la trampa que tiende toda ideología: inducir a ver una ideología amenazante y destructiva en todo aquello que desborda su comprensión de las cosas”. “La ideología siempre contrarresta lo diferente negando ser ella misma ideología y afirmando ser, en cambio, el orden natural de las cosas, al mismo tiempo que califica de ideología lo que sacude la conciencia y le abre la puerta a las transformaciones”, añadió.

“Lo central de la perspectiva de género, a mi modo de ver, es poner al descubierto y confrontar esa visión dual (varón-mujer) que la concepción patriarcal y machista ha instaurado como cosa natural y que ha fijado roles y estereotipos de género profundamente deshumanizantes”, dualidad que es “instaurada por el paradigma patriarcal y machista” y que “establece una dicotomía en la que hay un polo superior y uno inferior”, en el que al varón “se le ha atribuido la autoridad de subordinar a la otra parte, incluso hasta el grado del abuso, la explotación y la violencia”, sostuvo Sosa.

En tanto, a la mujer “se le ha hecho creer que está destinado a pertenecer a un segundo orden, hasta el extremo incluso de la humillación, la explotación, el maltrato y la muerte por causa de género”.

El pastor metodista argumentó que los posicionamientos de Sturla y Márquez están basados en que las políticas de género rompen con cierto orden natural de las cosas, una apelación “peligrosa” por ser “la representación de una cosmovisión particular” que es “cambiante de acuerdo a las épocas”. “La Iglesia ya debería haber aprendido esto después de tantas condenas basadas en lo que en su momento consideró ‘natural’ y de las que luego tuvo que arrepentirse”, consideró.

“En el plano social, el orden natural invariablemente acaba siendo una justificación, la mayoría de las veces grosera e inequitativa, de un statu quo que desconoce derechos y concentra privilegios. El racismo, el sexismo, el clasismo… son una cabal muestra de lo que el orden natural puede justificar en el nivel social”, señaló Sosa.

Indicó que “legitimar únicamente a la familia nuclear (un esposo, una esposa y los hijos), que hoy representa solo el 28% de los hogares uruguayos”, significa “declarar contra natura a los diversos tipos de familia que coexisten en la actualidad en nuestro país: las familias monoparentales (monoparental femenino y monoparental masculino), las familias extendidas, las ensambladas y las de un mismo sexo”.

Además, “deslegitimar este panorama puede ser muy injusto con una multitud de hombres y mujeres que tratan de sostener vínculos de amor sanos y responsables, y que tratan de criar y cuidar a sus hijos de la mejor manera posible de acuerdo con sus circunstancias”.

“Los cristianos y cristianas no nos podemos escandalizar por este fenómeno social, pues si recorremos la Biblia nos encontraremos con tipos de familias muy diferentes a lo largo del Antiguo y Nuevo Testamento”, escribió Sosa.

El religioso concluyó diciendo que el objetivo de la Iglesia es “promover y fortalecer las funciones que toda familia, del tipo que sea, no puede ni debe eludir, postergar o transferir” y que “lo que amenaza al cumplimiento de estas funciones” no es la ideología de género, sino “nuestra pequeñez humana, egoísta, estrecha, irresponsable” de la que “no estamos libres ni hombres ni mujeres, ni progresistas ni conservadores, ni católicos ni evangélicos”.+ (PE/El País)

Foto Pastor Raúl Sosa.

 SN 041/18

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s