El regreso al FMI

 

 LinternaPor Aníbal Sicardi

Bahía Blanca .

Apenas cruzado el mediodía del martes 8, el encargado del Poder Ejecutivo de la Nación apareció en la televisión para anunciar que había decidido iniciar conversaciones con el Fondo Monetario Internacional “para que nos otorgue una línea de apoyo financiero”

Agregó que ya se habían iniciado las conversaciones.

Raúl Dellatorre, en Página 12, describe que el presidente de la Nación, “aparecía en la pantalla de los canales de TV abierta y en los cables de noticias, parado frente a la tarima del Salón Blanco de la Casa Rosada, como si hablara frente a un público e invitados que no estaban, para leer un mensaje grabado que sólo se prolongaría por 160 segundos”

La escena del presidente hablando a un público que no existe o con gente contratada para escucharlo ya es repetida. Llama la atención negativamente que Dellatorre apunte que el mensaje estaba grabado. Es decir, no solo no existe el público que se presume estar, sino que tampoco está el orador al suministrar un mensaje del calibre que se trataba.

Desde otra óptica ideológica La Nación ofrece una interpretación similar de esa escena que, arriesgamos, George Orwell no habría dejado escapar.

El matutino da su interpretación por medio del periodista Jaime Rosemberger que así captó ese momento “En un intento directo de calmar a los mercados, que ya reflejaban otra suba imparable del dólar, el presidente Mauricio Macri enfrentó a la cámara de televisión oficial en el Salón Blanco para develar la incógnita que se había generado durante toda la mañana. Llovía a mares fuera de la Casa Rosada, y el inicio de conversaciones con el Fondo Monetario Internacional ya era un hecho.” .

La distancia entre lo que acontece en el interior de la Casa Rosada, en el Salón Blanco, y lo que ocurre afuera es abismal. Afuera llueve a mares. No es casual el uso de datos, como el del clima, en las notas de La Nación. Durante todo este año el ejercicio de usar imágenes para establecer mensajes políticos es muy utilizada por ese matutino. Además, licito reconocerlo, hábilmente instrumentado.

La distancia entre las decisiones que toman los desde adentro -todos varones- y la realidad de los de afuera, que reciben la marea de la lluvia, ya es conocida. En esta ocasión se intensificó más que en otras.

En los medios de un lado y de otro se certifica que la decisión fue tomada por un pequeñísimo grupo, luego transmitida a los demás integrantes del Gabinete. Después la aparición televisiva de un mensajero no presente que le habla a los “mercados” siguiendo la línea habitual que, desde el Gobierno, no se habla a la población excepto para recomendar que ropa usar para defenderse del frio sin recurrir a la electricidad ni el gas.

Lo que ocurrirá con el FMI es historia conocida. Comparto. Me preocupa mucho que repetidamente se me aparezca lo ocurrido en Grecia. Otros andariveles, otra situación, pero la forma en que fue aplastado ese país me da pánico.

Se agrega que desde el Gobierno del Pro siempre se dijo que lo que presentaba era lo que había que hacer y que no había otro camino. Repitieron que no había plan B. Ahora aparece el FMI como el Plan B.

Uno se pregunta si en realidad siempre fue el Plan A. La nota de Julio Gambina, “La pulseada la ganó el ajuste”, publicada el martes 8 en Ecupres, hay que volverla a leer en esa dimensión, la de cuál es el plan real de un gobierno similar a la Dictadura Militar del 76.

Me contó un abuelo que estaba con su hija para comprar un regalo a su nieto de cinco años. Examinaron por varios lugares, pero no había forma de decidir. Miraban un juguete y la madre salía diciendo “no este lo tiene “no, esto lo odia” “no, esto lo rompe”. Finalmente, el abuelo agarró una linterna y le dijo “llevale esto” La madre dijo “estás loco pero la llevo”. Al día siguiente la madre le envió un mensaje comentándole “ Está enloquecido con la linterna. Dice que con la luz descubre los monstruos y que la luz los mata”.

Habrá que encontrar la linterna apropiada. Los monstruos volvieron. – (PE)

SN 152/18

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s