La narrativa política

ETA

Por Pep Castelló

Barcelona

La disolución de la banda armada vasca ETA, acto avalado por mediadores internacionales el pasado 4 de mayo en la localidad vascofrancesa de Cambo-les-Bains, ha dado lugar a los más diversos y polémicos comentarios. Los más de ellos tienen en común la pretensión de estar cargados de razón y aun la de ser la única razón aceptable.

Buscar la verdad en narrativa política es una tarea tan ardua como la de buscar una aguja en un pajar. En ese vasto dédalo de mentiras y medias verdades, la certeza está más sujeta a lo emocional que a la objetiva observación de lo acontecido.

Quienes analizan los hechos ven lo que quieren ver e ignoran lo que quieren ignorar. Quienes se adhieren a uno u otro relato lo hacen en función del ascendente emocional del medio por el cual les llega. Y tan solo una ínfima parte de la población se toma la tarea de investigar en los medios que tiene a su alcance confrontando puntos de vista diversos.

Nos atrevemos a afirmar, sin temor a equivocarnos, que la mayor parte de la información que recibe la gente es un amasijo de mentiras y medias verdades, más o menos bien elaborado, pero siempre a conveniencia de quienes las difunden. También, que la opinión pública es el resultado de un continuo bombardeo de esa mezcla hábilmente revuelta con contenidos hondamente emocionales. Y que nadie, absolutamente nadie, está a salvo de ese penoso bombardeo.

Una vez más podemos observar cuanto acabamos de exponer en todo lo que nos llega acerca de la disolución de ETA. La denominación “banda terrorista” es el denominador común con que se adjetiva a esa organización armada. Un calificativo que, a nuestro ver, tiene como fin condenar de antemano no tan solo todas sus actuaciones sino también sus personales motivos.

Vaya por delante que no estamos en absoluto por la lucha armada. Rechazamos de pleno todo asesinato, sea cual sea el motivo y la forma de cometerlo. Matar, torturar o causar daño a otro ser humano para imponer la propia voluntad nos parece de todo punto inaceptable. Por eso consideramos que tan criminal es poner una bomba en un centro comercial concurrido como bombardear una población llena de gente. Tan reprobable es, a nuestro ver, una reivindicación política que recurre al terrorismo como la que recurre a una guerra. Es por eso que nos duele esta condena pública del terrorismo de ETA sin condenar a un tiempo la sanguinaria guerra y la horrible represión que le precedieron y que de algún modo lo motivaron.

La historia la escriben siempre los vencedores, nunca o raramente los vencidos. Lo mismo ocurre con la narración de los acontecimientos. Quienes ejercen el control de los medios de difusión imponen el relato.

Todo está cuidadosamente controlado, desde las palabras hasta el modo de pronunciarlas, la música de fondo si la hay, el entorno visual que las acompaña, el lugar que ocupa la noticia en los periódicos, todo, absolutamente todo. Cualificados equipos de profesionales cuidan de todos los detalles que pueden contribuir a modificar el impacto emocional de lo narrado. El control de la opinión pública es el objetivo a lograr y la resistencia personal de las mentes receptoras es el obstáculo a superar. Los poderosos saben bien que la cadena que mejor esclaviza es la que se forja en la mente del esclavo.

Cuatro décadas de férrea dictadura y una limpieza ideológica que ocupa el tercer lugar en los genocidios europeos del siglo XX no bastaron para eliminar definitivamente todo pensamiento contrario al de los golpistas, pero sí dejaron muy mermada la disidencia. Tanto, que han sido necesarias otras cuatro décadas de pseudodemocracia para que una buena parte del pueblo empiece a desear el fin de toda tiranía y piense en hallar formas no violentas de combatir la arbitrariedad del poder. De ahí que en el momento presente el poder siga arremetiendo contra la libertad de expresión con tanta saña como en tiempos de la dictadura.

Decíamos renglones más arriba que lamentamos que nadie en representación del Estado español condene aún a día de hoy a los golpistas que iniciaron la guerra civil española que tantas víctimas causó. Lo lamentamos por cuanto hemos expuesto, pero ahora añadiremos algo más. Estamos firmemente convencidos de que esa condena no se ha producido porque quienes en realidad han venido gobernando desde el fin de la dictadura hasta el día de hoy comparten la misma ideología de los golpistas. No hay más que ver sus políticas antisociales y el autoritarismo que exponen a la hora de resolver conflictos políticos.

Quienes con profundo respeto por la dignidad humana condenamos toda violencia no podemos dejar de condenar el silencio de esa parte de población española que no muestra rechazo a la violencia institucional del actual Estado español, empezando por la destructora narrativa oficial. Lamentamos el proceder de quienes gobiernan, pero sobre todo lamentamos el de esas gentes cuya parcialidad les hace ver la mota en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio. + (PE)

SN 153/18

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s