El odio

Odio P12

Por Luis Bruschtein

Buenos Aires

Desde Página 12

Pantalla compartida: el discurso incandescente de Cristina Kirchner en el Senado y la caravana exagerada de móviles policiales en el allanamiento de su domicilio. Postal de la semana: personas frenéticas y  exaltadas  en el acto frente al Congreso y los posteos en las redes que festejaron la muerte de Chicha Mariani. La sensación de una semana en el país Cambiemos ha sido el odio, protagonista central, casi el único en el metadiscurso choriflanero oficial.

Su elocuencia en el Senado mostró a una ex presidenta indignada. Es una postal del futuro. El mecanismo mediático de incitar un clima de odio para sostener la persecución judicial tiene patas cortas. Para enjuiciar a una (o un) ex presidente tiene que haber jueces indiscutibles,  mecanismos transparentes y pruebas categóricas. Si el juez está en entredicho por antecedentes personales y profesionales, si los mecanismos son puro artificio para los medios y las pruebas sólo declaraciones obtenidas bajo presión, si el juez condena sin pruebas “por íntima convicción” y ordena detenciones sin condena en firme, la historia se les va a caer encima y se los va a llevar puestos.

Ni siquiera es un problema de fueros. Desprolijidades como estas en el juicio y condena a un ex presidente serán reveladas por la historia como la manipulación de la justicia para la persecución de la disidencia. Una causa armada en forma turbia, mediática y llena de irregularidades como la que se  configuró contra la ex presidenta es equivalente a un linchamiento público.

Cambiemos necesita ahora esta campaña de desprestigio sobre Cristina Kirchner porque su figura ha crecido en las encuestas al amparo de la tremenda crisis gestada por el gobierno. Cuanto más sucios sean los procedimientos, más ruidosos serán sus ecos en los medios. Pero al mismo tiempo, cuanto más ruidosos sean ahora, menos legítimos serán para la mirada a mediano plazo. Para allanar tienen que ir veinte vehículos, porque dos no llaman la atención. Expulsar al abogado defensor proyecta la prepotencia demagógica del linchador pero al mismo tiempo la falta de respeto a las garantías constitucionales.

La ex presidenta votó contra sí misma y concedió –”para terminar con el circo”– el allanamiento de sus propiedades. Con esa acción y con el peso de la palabra justa se colocó por encima de la maniobra del gobierno, de juez y  fiscal y de los medios oficialistas. No le está yendo bien al gobierno con esa campaña. Porque no encuentra pruebas concretas, ni hay cuentas ni tesoros escondidos, lo que sería fundamental para otorgarle algún viso de seriedad. Ni siquiera hay grandes fortunas a la vista.

Los empresarios que declaran lo que quiere el juez salen en libertad. Los otros pocos los dejan presos. No se entiende si a todos les abren causas por los delitos en que se han  incriminado mutuamente o quedan impunes porque en sus confesiones no se involucran a sí mismos. Hay casi 30 “arrepentidos” en libertad, cuando teóricamente tendrían que estar presos. Y da la impresión de que para la mayoría de ellos, todo quedará igual que antes o por lo menos tratarán de que así sea, como sucedió con el primo del presidente. Por lo pronto ya está arreglado que sus empresas mantengan los contratos que tienen con este gobierno.

Las encuestas dicen de todo. La peor para Cristina Kirchner indica que con las fotocopias de los cuadernos su imagen bajó dos puntos, después de haber subido siete puntos en las últimas semanas. Hay otras que dicen que el tema apenas la afectó porque el centro de preocupación ciudadana está puesto en la crisis. Tienen lógica esas respuestas. Tremenda maniobra para producir apenas unos rasguños. La crisis en cambio arrastra hacia abajo a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal junto con el presidente Mauricio Macri.

Es la lectura más política si se quiere. Hay otra sobre las emociones que se movilizan para sostener esos andamios donde se disputa poder. Por lo general se saltea esta lectura y solamente se la considera cuando las caracteriza el exceso. La devoción por Evita, por ejemplo, ha sido un motor tradicional del peronismo, igual que la lealtad a Perón y ahora, quizás en otra dimensión, el agradecimiento a Néstor y Cristina Kirchner. Los antiperonistas dicen que esas emociones son propias del fanatismo. En Cambiemos, la emoción preponderante no es la devoción, la lealtad o el agradecimiento a alguno de sus dirigentes, sino el odio a los que considera enemigos.

Es una reflexión que surge de las entrevistas que se realizaron a algunos de los manifestantes que fueron al Congreso para reclamar por el desafuero de Cristina Kirchner. Hay escenas en que alguno no puede responder porque el odio le endurece la mandíbula, otros repiten una sola palabra como un mantra odiador. Pero es un odio gratuito, ninguno de ellos fue agredido o perjudicado, ninguno cuenta una desgracia personal que lo lleve a ese resentimiento.

Fundamentalmente esta reflexión surge del absoluto desconcierto ante la forma en que muchos macristas festejaron en las redes la muerte de Chicha Mariani, una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo. No eran militares ni sus parientes.  La más conocida fue la gerente de una empresa que administra gimnasios. “Murió Chicha Mariani, Abuela de Plaza de Mayo. Una menos” fue el posteo de esta mujer. Fue el más conocido porque hubo numerosas respuestas furibundas que motivaron una declaración de repudio de la misma empresa y luego un pedido de disculpas de la gerente.

Si hubiera sido la única, quedaría como algo aislado. Pero hubo numerosos posteos similares. Algunos con agregados. Por ejemplo: “Una menos para chorear con el curro de los derechos humanos”. Hubo muchos así. Un odio gratuito, inmerecido y lo peor de todo es que se trata de un odio ignorante, porque muchos de los autores de ese posteo ni deben conocer quién era Chicha Mariani.

Resulta hasta dolorosa esa superficialidad para odiar. El contraste de ese rencor con la historia y la figura de Chicha Mariani es estremecedor. Es la historia de una abuela que buscó a su nieta apropiada por la dictadura durante décadas, ciega y casi postrada, y murió sin haberla encontrado. Una mujer de vida austera y de una calidez conmovedora. “Una menos”…

Un comicastro en decadencia, despreciable, utilizó ese mismo armado de odio para desprestigiar a las abuelas, en un programa de televisión en el afán de conseguir algo de publicidad que terminó con la frase “queremos flan”. Y demostró que se trata de una estructura subjetiva, promotora de ese odio, diseminada en las redes como una especie de contraseña antikirchnerista. El cómico se montó sobre una estructura preexistente y en los días siguientes se convirtió en una figura central de los discursos oficialistas en el Senado y del público que se había manifestado el día anterior. Culminación de una ópera bufa: el gabinete en pleno con presidente y todo se reunió para cantar “Queremos flan”.

Ya es muy conocida la actividad de Cambridge Analytica en las redes sociales. La empresa capturó millones de perfiles en todo el mundo y a partir de ellos diseñó mensajes con fake news, o noticias falsas, buscando impactar en públicos segmentados según nichos socioculturales. De esta manera intervino en el referéndum por el Brexit en Gran Bretaña, en las elecciones norteamericanas donde ganó Donald Trump, en el referéndum por la paz, en Colombia y, según el parlamento británico, también en las elecciones argentinas del 2015 cuando ganó Mauricio Macri.

El escándalo por la manipulación de la información de esta empresa asociada a Facebook se disparó por un documental realizado por la BBC de Londres. En la película hay varias entrevistas a gerentes de esta empresa que explican con orgullo la forma como capturan públicos diferentes con mensajes mentirosos que ese público quiere recibir. “Déme una elección cualquiera y nosotros se la hacemos ganar”, dice uno de los gerentes. Como el triunfo del Brexit metió a Gran Bretaña en un grave problema, estas revelaciones generaron un gran escándalo en el que intervino el parlamento y determinó el cierre de esta empresa.

Las votaciones en las que intervino Cambridge Analytica se resolvieron por muy poca diferencia. Los mensajes que emiten en las redes buscan impactar en bolsones de población que normalmente son refractarios a movilizarse por temas políticos, no son afiliados a ningún sindicato ni partido y están muy metidos en sus vidas personales. Podrán ser brillantes en otros aspectos, pero son los más atrasados e ignorantes políticamente.

Por eso, uno de los gerentes de la empresa dice en cámara que “lo importante para nosotros no es poder convencerlos, sino que reaccionen con bronca”. A esos sectores no los van a motivar con un proyecto político, a muchos ni les interesa votar, por eso necesitan conmoverlos con la bronca, con el odio.

El mecanismo en sí no es novedoso. Es el mismo que han utilizado las patotas en linchamientos o agresiones violentas. Lo novedoso es que ahora esos mecanismos son metabolizados en forma científica y utilizados en forma masiva a través de las redes y los medios oficialistas. No se puede explicar de otra manera. El odio se engendra de esa forma y es el que habilita la arbitrariedad de los jueces y el “linchamiento público” de la disidencia. Son mecanismos que habilitan la aniquilación de los valores de la república que dicen defender. + (PE/Página 12)

Publicado en el matutino Página |12 el sábado 15 de agosto de 2018

SN 304/18

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s