Teólogos Y Pastores Reaccionan Ante El Apoyo De Los Evangelistas A Bolsonaro.  

Brasil

 “Carta Pastoral a la nación brasileña” Respuesta a los movimientos neopentecostales que apoyan al candidato del PSI.

Como reacción al apoyo que los líderes y de los movimientos evangélicos a Jair Bolsonaro, un grupo de teólogos, pastores y estudiosos de la religión redactaron una Carta Pastoral a la Nación Brasileña.

La iniciativa de 88 religiosos ya ha reunido 425 firmas, pero los que la iniciaron esperan llegar miles de firmas en las próximas horas. A través de doce temas el grupo rechaza toda “pretensión de tener un gobierno ejercido en nombre de Dios como toda “pretensión autoritaria y antidemocrática”

El documento denuncia también la instrumentación de la religión con fines políticos y defiende al estado laico y las libertades individuales. El nombre de la coalición de Bolsonaro es: “Brasil sobre todo y Dios por sobre todos”.

Un tercer punto invita a los evangélicos a ejercer sus derechos ciudadanos eligiendo aquellos candidatos alineados con los valores del Reino de Dios. Y que se ponen de manifiesto “en la defensa de los más pobres y de los menos favorecidos, en la crítica a toda forma de injusticia y de violencia, en la denuncia de las desigualdades económicas y sociales, en el cuidado de los más vulnerables, en la tolerancia con el diferente, en el cuidado de los presos, en la responsabilidad por la creación de Dios y en la promoción de la justicia y de la paz.

La Carta constituye una respuesta al movimiento de apoyo al candidato del PS, de los neopentecostales que integran la Confederación de los Consejos de Obispos del Brasil.

Una investigación realizada por el IBOPE el 11 de setiembre ppdo llevada a cabo por el cientista político Osvaldo E. Do Amaral, del Observatorio electoral, señala que ser evangélico eleva a un 65% la chance de que un elector opte por el ex militar en relación a un católico.

Esta es la Carta Pastoral a la Nación Brasileña

Nosotros – pastores y pastoras y líderes evangélicos y cristianos de diferentes tradiciones venimos a afirmar a la Nación brasileña en este perturbado contexto electoral lleno de polarizaciones, extremismos y violencia:

  • Nuestro compromiso con el Evangelio de Cristo, personificado en la figura de Jesús de Nazareth, quién soportando todo tipo de contradicciones, injusticias, humillaciones y violencias, nos legó el camino del amor, de la paz y de la convivencia y promovió la dignidad humana. Sí, en Cristo no hay derecha, ni izquierda, ni hombre, ni mujer, ni extranjero, ni rico, ni pobre. Tampoco hay distinción de clases, de color, de nacionalidad ni de condición física pues en él somos todos iguales ((Fp 2.1,5-11; Jo 4; Mt 19.14; Is 53.4-7; Rm 10.12; Gl 3.23-29; Cl 3.11; Fp 2.5-8).
  • Nuestro renovado compromiso es orar no solo por el futuro sino por el presente del país, incluidos sus gobernantes, en estos momentos en que el pueblo brasileño es invitado a realizar sus elecciones de modo que sean ejercidas en paz y por la paz (1Tm 2.2; Rm 13.1-7; Pv 28.9; Mt 7.7-8; Rm 8.26-27; Ef 6.18; 1Ts 5.17; 1Tm 2.1-2; Tg 5.16).
  • Invitamos a que todos los brasileños y brasileñas ejerzan su ciudadanía, eligiendo a sus candidatos según se alineen con los valores del Reino de Dios, evidenciándolo mediante la defensa de los más pobres y de los menos favorecidos, a través de la crítica a toda forma de injusticia y de violencia, denunciando las desigualdades económicas y sociales, en la acogida a los más vulnerables, en la tolerancia al diferente, al cuidado de los presidiarios, en la responsabilidad hacia la creación de Dios y en la promoción de acciones de justicia y paz (Dt 16.19; Sl 82.2-5; Pv 29.2; 31.,9; Is 10.1-2; Jr 22.15-17; Am 8.3-7; Gn 2.15; Rm 8.18-25; Mt 5.6; 25.34-35; Lc 6.27-31; Tg 1.27; 2.6-7).
  • Nos indigna toda pretensión de ejercer el gobierno en nombre de Dios, como así también toda otra aspiración autoritaria y antidemocrática. Afirmamos nuestra convicción de que el nombre de Dios no puede ser usado en vano y menos con fines políticos. Por lo tanto, recomendamos enfáticamente que se desconfié de cualquier tentativa de manipulación en nombre de Dios. (Ex.20.7).
  • Repudiamos toda forma de instrumentalización de la religión y de los espacios sagrados para promocionar candidatos y partidismos. Creemos en un Dios grande y capaz de no dejarse usar por formas anticristiana de pensamiento y de acción.
  • Denunciamos la instrumentalización de la piedad y de la posición pastoral con el objeto de ejercer la orientación del voto. Reafirmamos que el ciudadano goza de la libertad de elegir sus candidatos sin sentirse presionado por sentimientos de miedo y de culpa, a menudo incentivados por profesionales de la religión tendientes a manipular políticamente a los fieles (Dt 16.19; Sl 82.2-5; Pv 29.2; 31.,9; Is 10.1-2; Jr 22.15-17; Am 8.3-7; Gn 2.15; Rm 8.18-25; Mt 5.6; 25.34-35; Lc 6.27-31; Tg 1.27; 2.6-7).
  • Denunciamos todo tipo de corrupción, desde las que lesionan la hacienda pública como las travestidas de opresión social, ya sea de colusión o de arreglos con la injusticia, la impunidad y los poderes establecidos (Dt 25.13-16; Pv 11.1; 20.10; 31.9; Is 10.1-2; Jr 22.15-17; Mq 6.11; 7.2-3; Lc 3.12-13);
  • Estamos convencidos de que el Reino no se halla circunscripto a la Iglesia y que no puede ser capitaneado por nadie sea cual fuere el cargo que ejerza o la credencial que tenga. (Lc 17.20-21; At 10.34-35).
  • Estamos disconformes con el clima violento que ha hecho presa del país que también ha sido inducido por liderazgos religiosos que en lugar de pacificar al pueblo y morigerar los discursos atizan aún más el polarizado contexto en que vivimos. (Mt 5.9; 11.29; Lc 6.27-31; Rm 12.19-21; Cl 3.12)
  • Defendemos el Estado laico, la libertad de conciencia y de expresión, el derecho a la vida, a la madurez individual y la integridad y el pleno derecho a ejercer la libertad religiosa. (Jo 8.31-32,36; 2Co 3.17; Gl 5.1.13; Rm 6.22; Cl 1.13);
  • Renovamos nuestro compromiso de sembrar perdón donde hubiere ofensa, amor donde hubiere odio, esperanza donde hubiere desesperación, luz donde hubiere oscuridad, verdad donde hubiere mentira y la permanente intercesión ante Dios por el proceso democrático brasileño (Mt 5.9; 18.21-22; Lc 6.27-31; Jo 13.3-5; Rm 12.19-21; Gl 5.13);
  • Estamos unidos en defensa de la vida digna, de su plenitud para todas las personas, cuyo mayor y potencial ejemplo está en Jesús; y del amor, de la paz y la justicia por él establecidos como valores para su (Mt 11.29; Jo 10.10; 13.3-5,15; Rm 12.1-; Fp 2.5-8).

“La gracia de nuestro Señor Jesucristo y el amor de Dios en Comunión con el Espíritu Santo estén con todos vosotros”

Brasil, setiembre de 2018. + (PE)

Traducción Susana Merino

SN 347/18

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s