Luchar o rendirse, esa es la cuestión.

La Mision

Por Pep Castelló

Barcelona

La penosa situación que atraviesa nuestra civilización occidental supuestamente cristiana exige decisiones urgentes y sabias. La democracia es una nave que hace aguas por todas partes. Apenas nadie piensa en hacer algo para mantenerla a flote. La mayor parte de la gente vive sumergida en su quehacer diario ignorando el inevitable naufragio.

Este doloroso pensamiento se nos activa en la mente tras ver la película “La Misión”, (1986), dirigida por Roland Joffé e interpretada por Robert De Niro y Jeremy Irons en los papeles principales.

Sin poner en cuestión la validez de las misiones en aquellos tiempos de colonización y de crueldad política, pasemos directamente a reflexionar sobre la tragedia que la película nos muestra. En ella se nos ofrecen dos actitudes ante la clara amenaza de extermino que acecha a la población de la misión. Una es la pacifista, la que renuncia a oponer violencia a la violencia. La otra es la de quienes optan por defenderse oponiendo violencia a la violencia agresora.

En el pensamiento pacifista, el amor rechaza la violencia y hace que se opte por el sacrificio. En quienes deciden poner el cuerpo y lanzarse a la lucha es la dignidad humana y el amor a la libertad lo que les mueve. Ambas posiciones nos parecen respetables en la medida que son fieles a sus principios. Pero si las miramos desde una perspectiva de utilidad social veremos que mientras la primera es puro rendirse a la injusticia y la violencia, la segunda trata de ponerles freno.

La crueldad de los poderosos que nos muestra la película es muy anterior a la fecha del relato que nos ofrece. Desde tiempos inmemoriales los ricos dictaron leyes que determinaron la forma de vivir de los pobres y las impusieron por la fuerza a quienes se les oponían. La violencia y la riqueza han ido siempre de la mano, como han ido y van también la sumisión y la pobreza. Ricos se hicieron quienes usaron la violencia para esclavizar y apoderarse de lo que en buena ley debiera ser de todo el colectivo humano. Pobres quedaron los vencidos, los sometidos.

El mundo progresó socialmente en la medida que alguien logró poner coto a la violencia de las clases ricas. Pero ese progreso está menguando a gran velocidad en la medida que el mundo rico está logrando que la mayor parte de la clase pobre renuncie a la lucha. La violencia policial en obediencia a leyes injustas dictadas por la clase rica, las migajas de bienestar material que el mundo rico empezó a repartir entre las clases pobres cuando vio que no iba a serle fácil controlar todas las protestas, están desarmando la lucha de las clases oprimidas.

Recuperar la lucha es absolutamente indispensable para frenar el inhumano avance de poder de las clases ricas. Quien lucha puede perder, pero quien no lucha perdió ya. Así que la pregunta es: ¿cómo luchar?

En primer lugar, hay que evitar los enfrentamientos violentos. El Estado es el único ente que, basándose en la Ley, puede ejercer violencia. Las clases ricas controlan el poder de los estados en la mayor parte del mundo. Luego las manifestaciones de protesta, lo que llamamos lucha ante situaciones de injusticia creadas por las clases ricas, deben ser pacíficas. Y las acciones de presión deben ser tales que no puedan servir de excusa para brutales represiones. El heroísmo no suele dar buenos resultados en un mundo donde prevalece la violencia y la injusticia. Es preferible la estrategia.

El primer paso en una buena estrategia consiste en desenmascarar la mentira. En nuestro mundo actual los grandes medios de información están en manos de las clases ricas. Todo cuanto digan debe ser analizado concienzudamente antes de darle crédito. La difamación está a la orden del día en esos grandes medios de crear opinión.

La gente no se da cuenta de que le engañan porque les endulzan las mentiras convenientemente y se las entregan en mensajes subliminales. Quienes luchan deben contrarrestar las mentiras del mundo rico y hacer que el pueblo vea la verdad. Pero por encima de todo, quienes luchan deben procurar sobrevivir, porque la lucha se acaba cuando ya no hay quien luche.

Porque no todos los habitantes de la misión sucumbieron a la masacre; porque se salvó un pequeño grupo que guardará en su memoria el ejemplo de quienes les precedieron y mantendrán viva el ansia de libertad, el final de la sublime película que motiva este escrito es un canto de esperanza.

La violencia de los ricos contra las poblaciones pobres tiene una larga historia. La codicia de los poderosos ha sido y es tan inmensa como su crueldad. Pero el espíritu de libertad es inherente al alma humana y por más que se empeñen los ricos no lograrán exterminarlo. No nos queda duda: la resistencia a la opresión seguirá mientras quede un solo ser humano con conciencia. + (PE)

Imagen. De la película La Misión de Roland Joffre (1986)

 SN 387/18

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s