Los aguaceros tienen autores

Por Antonio Miguel Yapur*

Santa Fe

Las intensas lluvias que tuvieron lugar en nuestra ciudad, también se produjeron en las poblaciones del norte santafesino. Este aguacero inundó localidades como San Justo -llovió 300 milímetros en un día-o AvellanedaReconquista y casi todo el norteprovincial.

En las ciudades, la infraestructura y los desagües de los barrios pobres han vuelto a colapsar, loshabitantes de esos barrios han tenido agua adentro de sus casas sufriendo eldespojo que esa situación les produce.

Usted me dirá que la lluvia ha caído en todas partes y no sólo en losbarrios pobres. Y sí, usted tiene razón, la lluvia ha sido “mundial” como dijo alguna vez un lúcido periodista de un canal de televisión de la ciudadcapital.

La lluvia fue general, pero los pobres de las ciudades y pueblos han padecido esa lluvia y no los sectores “acomodados” a los que usted pertenece, sí como yo, antes que me retruque.

Y por supuesto que casi nada afectados fueron los sectores de esa burguesía que vive en la ciudad, en el casco céntrico, “entre losboulevares” o un poquito más afuera refiriéndome específicamente a la ciudad capital de la provincia, e incorporo a las familias “bian”, a las del patriciado santafesino.

De cualquier manera, por lejos, quienes sufrieron la peor arremetida fueron las familias pobres y más concretamente las familias que viven en todala zona oeste, sur y noroeste de la ciudad de Santa Fe.

Haciendo memoria, esto sucede con historia y cotidianidad, ya en el 2003 un hábil corredor de autos advenido a gobernador de la provincia fue y aún esun férreo promotor del desmonte santafesino y de la siembra de cultivos cotizables en la bolsa de Chicago.

Me refiero al ilustre promotor del cultivo de inversiones, el entonces gobernador y hoy senador nacional Reutemann y recuerdo cuandose excusó ante una ciudad inundada diciendo “y bueno, a mí nadie me avisó”.

Hoy un émulo sobresaliente del corredor es el ilustrado moradista universitario y también advenido a intendente de la ciudad capital. El hombretiene un “by passs” mental que le permite fijar surealidad en el mismo eje céntrico de la ciudad y luego lo transporta a BuenosAires en forma directa hacia una quinta llamada de Olivos.

En el medio de todo ello, para él no existe nada, sólo constan baldosasembellecedoras del “casco céntrico” de la ciudad, justo “entre los boulevares” y quizás un poquito más.

Para este desarrollado dirigente político, la pobreza son esos negros alos que les dan “becas de trabajo” para que no molesten.

También es justo reconocer que estos pretores al servicio del mundo financiero en su paso por las instancias gubernamentales han dejado y dejan discípulos férreos enpueblos, ciudades y regiones de nuestra provincia.

Una buena parte de ellos son ex campesinos que se transformaron, de ser agricultores o productorespecuarios a cultivadores de inversiones. Se los conocen por su apodo mediático de “el campo”. Actúan con el consentimiento explícito eimplícito de los gobernantes y a su vez son socios menores de los pool desiembra nacionales o extranjeros y de las empresas exportadoras de sussiembras.

Ellos siguen sosteniendo el apodo de chacareros o de gente de campo, mote que viene desde las épocas colonizadoras. Aquí en la zona fueron dirigidaspor Carlos Beck Bernard y Aaron Castellanos entre otros. Fueron tiempos en que inmigraron colonos de diversas partes del mundo,esencialmente de Europa. Llegaron para “hacer laAmérica” pero también combatieron contra “el indio”, es decir que chocaban con los originarios propietarios de la tierra.

Tal como sucede en la actualidad, entonces al “indio”, al gaucho, se los trataba de vagos y mal entretenidos, los encarcelaban o losenviaban a “las fronteras” para apoyar a los “inmigrantesque venían a engrandecer el país”.

Es justo también decir que los inmigrantes eran traídos con engaños por los terratenientes y oligarcas que en aquella época gobernaban el país y que querían poblar la Argentina con blancos como parte del plan político militar que se denominó “Campaña del Desierto”.

Ahora bien, aquellos inmigrantes engañados o no, trabajaron la tierra, criaban ganados y muchos de ellos lo hacían con sentido social y con actitudes solidarias. De ahí surgieron las cooperativas agrarias, de crédito y de producción industrial.

Hoy la gran parte de los descendientes de estos colonos o ya no son propietarios de esas parcelas o bien alquilan una buena parte de ella para que la cultiven los pool de siembra y ellos usufructúan la renta que les produce.

Los que aún siembran, lo hacen con la siembra tóxica de cultivos cotizables en la Bolsa de Chicago y juegan así, en el mercadoespeculador. Y así es como también denigraron la herencia histórica del cooperativismo vendiendo las joyas de la abuela a empresas multinacionales.

Estos miembros del “campo”, hacen caso omiso a las consecuencias que trae este tipo de producción al conjunto social. No vacilaronen desmontar el territorio de la provincia para sembrar éstas inversiones, no titubean en inundar sus cultivos con agrotóxicos para que esas inversiones les sean más rentables, no reflexionan que han impermeabilizado los suelos y que las lluvias que se producen inundan a campos, pueblos y ciudades.

A ellos sólo les interesa proteger sus “activos financieros” sembrados en tierras que originariamente no son de ellos.

Sólo salen a cortar rutas cuando ven afectadas sus inversiones económicas y se escudan en la mentira histórica de ser productores de la riqueza del país.

Sólo son productores de su propia riqueza a pesar de la pobreza de muchos.

Y por supuesto que estás vos, sí vos que aportás con tu indiferencia,con tu impotencia y con verborragia el “todos son iguales”,o “no tengo tiempo por que trabajo” o con tus infinitasexcusas para no involucrarte en la construcción de un futuro en el que seasparte.

Dejás que el otro haga por vos, garroneás en el camino lo que te tiran yluego te atribuís el derecho a criticarlo si no te conforma. Y decís “yo no hablo de política”.

Vos retenés tu realidad en lo que el gobernante o los tanques mediáticos dicen que es.

De esta forma te tragás cómodas excusas como: “que nadie puede prevenir qué hacer cuando llueven 180 mm en un rato” y mientras estás inundado tragando ese sapo, aplaudís por televisión a unintendente que pone baldosas en el casco céntrico de la ciudad como si esofuera un maravilloso acto de gobierno.

En tanto tus desagües no funcionan o no existen, tus cloacas rebasan o brillan por su ausencia, tu salario no alcanza o no existe. Tu comida es escasa o no existe.Tu salud es envenenada para lucrar con tu cáncer o tu ignorada muerte se avecina.

Sí, quizás metildes de ser el ángel negro del pesimismo, y no, sólo te invito a que luchés con la otra persona que está a tu lado.

Nos necesitamos para tener un proyecto de vida colectivo.

No sos culpable, pero sí sos y serás responsable. + (PE/Hora Cero)

*A.M Yupol Ingeniero – Ex Docente Universitario – Escritor / HoraCero

SN 460/18

Un comentario sobre “Los aguaceros tienen autores

Responder a Ricardo Enrique Chambers Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s