Evangélicos de Venezuela ante el golpe de Estado del gobierno de los Estados Unidos en enero de 2109

Por Obispa Elida Quevedo* / Para Con Nuestra América

Caracas, Venezuela

La verdad nos hará libres

La Biblia (Juan 8:32)

El presente es un breve análisis acerca de las reacciones que han tenido sectores evangélicos ante este nuevo golpe de Estado que el gobierno de los Estados Unidos pretende imponer en Venezuela, utilizando a un diputado de la Asamblea Nacional actualmente en desacato, Juan Guaidó, quien aceptó formar parte del juego, autoproclamándose presidente de Venezuela desde una plaza pública en la ciudad de Caracas, el 23 de enero de 2019.

Lo hacemos por un compromiso profético con la Verdad, ya que, en tiempos como los que vivimos actualmente en Venezuela, es necesario hacer un esfuerzo superior por encontrar la verdad, y tender puentes para que la verdad pueda surgir de entre tantas falsedades y guerra sucia desatada por los diferentes actores sociales y políticos que apoyan al gobierno de los Estados Unidos en este nuevo intento de golpe de Estado en Venezuela.

¿Evangélicos a favor del gobierno del Presidente Maduro? ¿Por qué?

Un grupo de 120 líderes religiosos, representantes de miles de iglesias cristianas evangélicas en Venezuela, manifestaron su apoyo al Presidente Nicolás Maduro Moros, durante un Encuentro de oración que realizaron los días 30 y 31 de enero 2019, a favor de la Paz y la Justicia en la nación. Entre otras manifestaciones de apoyo, estos líderes evangélicos expresaron “Presidente, Dios tiene el control de usted y del país. Más de diecisiete mil iglesias estamos orando 24 horas para que Venezuela sea bendecida. La bendición que Dios tiene para Venezuela ningún imperio nos la va a quitar. Ninguna bota extranjera nos va a quitar la bendición”.

Días antes, el 16 de enero 2019, la Unión Evangélica Pentecostal Venezolana, mediante un pronunciamiento público, expresó también su apoyo al Presidente Nicolás Maduro como el legítimo mandatario, y calificó su juramentación ante el Tribunal Supremo de Justicia como un acto legal, dadas las circunstancias, ya que la Asamblea Nacional en desacato está inhabilitada para cumplir con esta función.

Otras iglesias cristianas, de manera oficial, también han manifestado públicamente su rechazo ante el intervencionismo extranjero en contra de nuestra nación, como la iglesia presbiteriana de Venezuela, y su organización continental AIPRAL.

También colectivos de cristianos y cristianas se han pronunciado en solidaridad con Nicolás Maduro como Presidente legítimo de Venezuela, entre esos señalamos el pronunciamiento de la “Alianza Ecuménica por América Latina”, que rechazó categóricamente el intervencionismo y el golpismo norteamericano e internacional contra nuestra nación.

Y más recientemente, el 6 de febrero de 2019, los Ministerios Globales de dos iglesias importantes de los Estados Unidos y Canadá, Discípulos de Cristo y Unida de Cristo, hicieron también una declaración importante en la que solicitan a su Presidente, el señor Donald Trump, cesar la intervención y la agresión económica que mantiene contra nuestra nación.

Las razones de este apoyo cristiano evangélico al gobierno venezolano, y al Presidente Nicolás Maduro Moros, podrían resumirse en lo que expresó el grupo de los 120 líderes evangélicos durante su encuentro de oración por Venezuela y por el Presidente: “No queremos la guerra, queremos Paz y Justicia”.

Paz y Justicia, dos conceptos que unifican a esta comunidad cristiana evangélica, nacional e internacional, que se ha pronunciado en contra del intervencionismo norteamericano en Venezuela, porque comprenden que si falla la justicia fracasa la paz, y a las iglesias cristianas que han elevado su voz a favor de la paz en Venezuela, porque comprenden que la paz es la que salva al mundo.

¿Y los evangélicos en Venezuela que se han manifestado en contra del Presidente Maduro? ¿Por qué lo hacen?

El pastor de la Iglesia Pentecostal “Las Acacias” en Caracas, Samuel Olson, reaccionó inmediatamente al pronunciamiento que hicieran los 120 líderes evangélicos en apoyo al Presidente Nicolás Maduro. Y lo hizo en nombre del Consejo Evangélico de Venezuela.

Actualmente el Consejo Evangélico se ha reducido casi exclusivamente a la Iglesia “Las Acacias” en Caracas. En el Consejo Evangélico no están la Iglesia presbiteriana, ni la iglesia luterana, ni la Iglesia anglicana, ni ninguna iglesia histórica en este país. Y muchas denominaciones pentecostales se retiraron hace tiempo del Consejo Evangélico. En este sentido, el pastor Samuel Olson y el Consejo Evangélico de Venezuela son minoría evangélica en el país.

La reacción del pastor Olson es más que todo personal, y revela su posición política en contra del gobierno del presidente Maduro, la misma que mantuvo contra el presidente Hugo Chávez cuando salió avalando el golpe de estado del 2002.

¿Por qué hace esto el pastor Olson?

Porque claramente es partidario del actual golpe de Estado promovido por el gobierno de los Estados Unidos contra el Presidente Maduro.

Esto se nota claramente porque Olson repite en su declaración que hay “niños y jóvenes privados de libertad en Venezuela”, una mentira que sonó tanto durante estos días, y que es parte del guion de “noticias falsas” que siguieron los golpistas. Estas Noticias falsas se publican constantemente como táctica de guerra sucia en contra del gobierno venezolano.

Como señalamos anteriormente, no es la primera vez que el pastor Olson se muestra partidario de un golpe de Estado en Venezuela, porque ya demostró su complacencia con el golpe de estado contra Chávez en el 2002, presentándose el 12 de abril en la tarima religiosa que bendecía en nombre de la fe cristiana a quienes habían sido responsables del golpe de Estado recién consumado.

Mientras que en aquella tarima religiosa se celebraba el acontecimiento del golpe de Estado, estaba ocurriendo una furiosa persecución contra el pueblo chavista, contra las instituciones del Estado venezolano, contra los poderes públicos, contra la Constitución. En ese preciso momento se estaba instaurando en Venezuela una de las dictaduras más macabras de las que se hubiese tenido conocimiento. Y el pastor Olson celebraba un acto religioso que claramente bendecía todo aquel desastre que estaba ocurriendo en nuestra nación.

El intentó después encubrir aquel triste proceder, sin éxito, lo que le acarreó muchas críticas de parte de un número importante de líderes religiosos, que se apartaron de su lado desde entonces.

Sus defensores alaban el buen corazón de Olson, porque ha promovido misiones a favor de los menos favorecidos y los derechos del prójimo, como si ninguna otra iglesia o líder religioso hubiese hecho algo así en nuestro país.  Pero casualmente, una de las fundaciones que ayudó a crear en el 2003, denominada Conciencia Activa, cuenta con el apoyo de reconocidísimos personajes activos del golpe de Estado contra Chávez en el 2002, Marcel Granier, Miguel Henrique Otero (dueño de El Nacional, el periódico más opositor que existe actualmente en Venezuela), Teodoro Petkoff (fallecido).

Hoy nuevamente vemos al pastor Olson apoyando un golpe de estado en Venezuela. Su hijo David Olson Gallardo es el embajador en Paraguay del golpista Guaidó. Si las intenciones de Olson fueran tan nobles como dicen sus defensores por las redes sociales, habría tenido en cuenta que existe un gran concierto de naciones, y un escenario diplomático internacional que se ha manifestado en contra de este nuevo golpe, pero él no se da por enterado, y, por el contrario, decidió contribuir con su posición política a los nubarrones y tormentas que amenazan la seguridad de la nación y del pueblo que él también pastorea.

La Verdad nos hará libres

Hermanos, hermanas, amigas, colegas de ministerio, iglesias hermanas de los Estados Unidos, Canadá, Europa, “sabemos que Dios juzga conforme a la verdad”, lo dice la Biblia (Romanos 2: 2). También dice que “una vida recta y pura se basa en la verdad (Efesios 4:24), y que, si conocemos la verdad, ella nos hará libres (Juan :32), porque sólo la verdad nos permitirá actuar con justicia y rectitud, la verdad nos mantendrá en el camino que agrada a Dios. Así pues, busquemos la verdad, esforcémonos por descubrirla en medio de la gran maraña que se teje con el propósito explícito de esconderla a los ojos de la gente justa y recta, para hacernos equivocar.

La verdad se puede contrastar con la mentira, eso es posible. Si somos diligentes en esto, la mentira se declarará como mentira, y la verdad se declarará como verdad, eso es seguro.

Que el Dios de paz nos guíe siempre a toda verdad, + (PE/ Nuestra América)

*Presidenta Nacional de la Unión Misionera Femenil

Obispa ordenada en la Unión Evangélica Pentecostal Venezolana

Rectora del Centro Venezolano de Estudios Teológicos

SN 142/19

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s