Maestras y Maestros de la Vida

  

Por Julio Monsalvo

Formosa

En más de una oportunidad afirmamos que niñas y niños son Maestras y Maestros de la Vida.

      Hemos quedado muy impactados con la lectura del artículo “Cuerpo se escribe con p: presencia, palabra y pensamiento en la escuela rural de hoy”. (*)

      Se trata de una investigación que la Profesora Rocío López Galván y el Profesor Luis Guillermo Jaramillo Echeverri, han realizado en una escuela rural en las montañas colombianas del Departamento Cauca. Agradecemos a Luis que tuvo la gentileza de enviarnos dicho artículo.

      Transcribimos la expresión de un niño, registrado en el cuaderno de campo:

Yo juego con los árboles y mi cuerpo, uno se sube a su tronco y después me impulso con fuerzas y me agarro y me subo a las ramas más altas […] a veces ellos no se pueden cuidar de las motosierras y las hachas de los hombres. Entonces mi cuerpo sufre porque a los árboles les duele las ramas que se le cortan, son seres vivos y eso les duele y les sale sangre.

      Maravillados por el sentido de pertenencia qué tiene naturalmente este niño al punto de sentir en su propio cuerpo el dolor que sufre el árbol.

      Expresan los investigadores

El cuerpo es presencia de mundo, no está en el mundo sino que es manifestación misma de la vida, (…) El cuerpo es mundo en la medida en que está en correlación con este último, y el mundo es cuerpo en la medida que se deja interpelar por el primero.  

      Lo natural es sentirse uno con toda con el todo y con todas y todos. Es esperanzador saber que podemos recuperar lo natural, yendo al encuentro de la niña o del niño que nos habita…

      “Todo hombre verdadero debe sentir en su mejilla el golpe dado a cualquier mejilla de otro hombre”, decía Martí… Sentir dolor cuando se deforesta, se torturan animales por “la productividad”, se envenenan los suelos, se contaminan los mares, los ríos y el aire; se eliminan microrganismos y sentir dolor por todas las conductas biocidas…

      Asimismo sentir como propias las alegrías de nuestros pueblos, sentir gratitud y dicha por la solidaridad y el cuidado mutuo.

      Recuperando lo natural, que es el amor, será el Buen Vivir.

¡Hasta la Victoria de la Vida Siempre! + (PE)

SN 171/19rático

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s