Fronteras humanas

Fronteras humanas

Por Cristóbal León Campos

Desde Mérida, Yucatán. México

Muros, cierres fronterizos, militarización y criminalización, amenazas y más leyes punitivas son la respuesta de Donald Trump ante uno de los fenómenos sociales de la historia humana, que con mayor precisión ejemplifica lo equivocadas que hasta le fecha han resultado las políticas implementadas en la economía de los países capitalistas del mundo, y en particular de América Latina.

La inhumana política déspota de los Estados Unidos ha llevado al presidente, Donald Trump, a recrudecer las amenazas contra los inmigrantes latinoamericanos, las medidas de criminalización y persecución se refuerzan en la frontera norte de México, creando una situación de crisis que podría traer mayores consecuencias, entre otras, el cierre total de la frontera como ya ha intimidado el presidente estadounidense con hacerlo, lo que ocasionaría no solo la agudización de la situación de los seres humanos que a diario intentan cruzar, sino que repercutiría en las relaciones económicas de ambas naciones.

Las imágenes de niños enjaulados, civiles armados acompañando a las guardias fronterizas la puro estilo del ku klux klan, un discurso violento contra los inmigrantes seguido de campañas mediáticas para generar miedo en la sociedad norteamericana, hostigamiento político y la muerte de miles de personas al año por las medidas económicas generadas por el capitalismo, son el panorama en la frontera de dos naciones que representan dos Américas cuyas raíces se contraponen por sus calores culturales y la historia compartida en la que destaca la actitud injerencista y bélica de los Estados Unidos frente al deseo de las naciones latinoamericanas de salir del atraso al que fueran condenadas por tantos años de colonialismo e imperialismo.

El reto que representa la inmigración tiene orígenes profundos negados por los discursos de los gobiernos, la crisis y agudización de las necesidades humanas en países latinoamericanos con la implementación de las políticas neoliberales representó la catapulta para el aumento del número de personas que se deciden a buscar mejores condiciones en otras latitudes, de manera especial, países como México incrementó la cantidad de inmigrantes a los Estados Unidos por a la violencia exacerbada con la llamada guerra contra el narcotráfico, la pauperización por el despojo en las comunidades de sus tierras y materias primas, la sobre-explotación de la mano de obra que se regula según la oferta y la demanda del propio mercado capitalista, medida que igual impacta en la cantidad de inmigrantes aceptados en el interior de la sociedad estadounidense, además, para el caso centroamericano, los gobiernos títeres de la región recrudecieron las condiciones infrahumanas de muchas regiones utilizando a la migración como válvula de escape ante posibles crisis sociales que generaran protestas y reclamos de mayor índole. Guatemala, Honduras y El Salvador han expulsado de su patria a miles de ciudadanos que agobiados por las condiciones de vida buscan sobrevivir a toda costa, lo que el gobierno imperialista de Trump llama criminales son en realidad seres humanos despojados de su dignidad y explotados al grado máximo que ha conocido la humanidad.

La pobreza que genera los éxodos migratorios en Latinoamérica tiene profunda conexión con los intereses de perpetua dominación de las potencias neocoloniales del mundo.

Muros, cierres fronterizos, militarización y criminalización, amenazas y más leyes punitivas son la respuesta de Donald Trump ante uno de los fenómenos sociales de la historia humana, que con mayor precisión ejemplifica lo equivocadas que hasta le fecha han resultado las políticas implementadas en la economía de los países capitalistas del mundo, y en particular de América Latina.

Las acusaciones que la Casa Blanca ha lanzado sobre los gobiernos de México, Guatemala, El Salvador y Honduras señalándolos de no tomar medidas para impedir el incremento migratorio, oculta el hecho de la dependencia económica y política que en durante décadas ha caracterizado la relación entre los países centroamericanos y los Estados Unidos. México ahora vive una serie de reformas que pudieran llevar a replantear de manera real y frontal la relación con la potencia imperial, parando al fin, el sometimiento que caracterizó a los gobiernos anteriores, pero esto requiere de la decisión de finalizar muchos de los acuerdos que continúan beneficiando a los poderosos consorcios estadounidenses y ha algunas empresas mexicanas, todo ello, en detrimento del bienestar social, no alcanza para esto evadir las provocaciones de Trump sino que es necesario responder con medidas claras y a favor de la soberanía mexicana. Por su parte, los tres países de Centroamérica que han subsistido con las dadivas que Estados Unidos les da cada año, y ahora como parte de esta nueva crisis chantajea con quitarles, requieren el replanteamiento de su propia realidad, pero para ello los gobiernos títeres tendrían que ceder el camino a proyectos progresistas y de desarrollo social.

La violencia imperialista se sostiene de la sumisión económica y política que en la zona a mantenido desde tiempo atrás. La inmigración es el parte aguas para la visibilizarían de los problemas internos de los países dependientes en Nuestra América. La salida radica en la reconfiguración regional ponderando el bienestar humano desde el seno de las sociedades laceradas por el capitalismo, contra la exclusión ancestral es tiempo de construir la unidad de los oprimidos en toda la geografía de Nuestra América. + (PE/Nuestra América)

SN 224/19

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s