La Reforma de Previsión Social “No es compatible con el Evangelio de Jesús” afirmó el Consejo Nacional de Iglesias Cristianas de Brasil

El Consejo Nacional de Iglesias Cristianas de Brasil (CONIC) que reúne a las iglesias católicas, metodistas, evangélicas y anglicanas y a la Coordinadora Ecuménica de Servicio (CESE) emitió un comunicado sobre la “Reforma de la Previsión Social, solo si estuviese dirigida a ampliar la justicia social” en el que critican el proyecto de Previsión Social presentado por Jair Bolsonaro (PSL) y su ministro de economía Paulo Guedes.

No es compatible con el Evangelio de Jesucristo un proyecto que maltrate al trabajador y a la trabajadora y al mismo tiempo deje intactas a las clases más privilegiadas – como los funcionarios públicos de alto nivel y los militares.

Mantenerse atentos

Es necesario que nos mantengamos atentos para no “atentar contra el derecho de los pobres” (Ex 23:6) Ellos no pueden ser más castigados de lo que ya lo están. Hacer más difícil el acceso al Beneficio de las prestaciones Permanentes (BPC) o aumentar los años de contribución de, por ejemplo, el trabajador rural, algo tremendamente injusto pues castiga precisamente a quién más lo necesita (Pv 14:31) afirma el comunicado,

El comunicado recuerda que el sistema Previsional brasileño es uno de los mejores planes de Seguridad Social del mundo y reclama a los representantes elegidos por la población no ceder a las presiones de los grandes grupos económicos.

El Consejo Nacional de Iglesias Cristianas de Brasil (CONIC) y la Coordinadora Ecuménica de Servicio (CESE) manifiestan su preocupación por el proyecto de Reforma Previsional presentado por el Gobierno Federal al Congreso Nacional.

Excluir, jamás

Como organizaciones basadas en la fe cristiana CONIC y CESE creen que una reforma del Sistema Previsional solo puede producirse si se pretende ampliar la justicia social para todos y todas. ¡Excluir jamás! La Reforma Previsional no puede basarse en los intereses de los empresarios, los banqueros y las aseguradoras.

La Previsión social es importantísima en lo referente a los ingresos de los habitantes más carenciados. Esta reforma afectará negativamente a los pequeños municipios en los que la economía gira alrededor de la población rural.

Ha quedado demostrado que la Previsión Social no es deficitaria, por consiguiente, antes de proponer su reforma se debe realizar una Auditoría de la Deuda Pública. Le compete al Estado informar a los brasileños y a las brasileñas porque cerca del 40% del presupuesto federal está destinado a pagar gastos financieros por una deuda que no fue nunca auditada – como lo marca la Constitución.

Los informes de la Auditoría Ciudadana señalan que “en los últimos diez años el Banco Central gastó 938 billones de Reales como extra-remuneración de las cajas bancarias, provocando al mismo tiempo un gasto insustentable, aumento del monto de la deuda pública, escasez de circulante y suba de las tasas de interés del mercado, provocando grandes daños a la economía.

Desampara a los viejos

La gente está cansada de escuchar noticias tendenciosas con relación a este tema, muchas de ellas defendiendo los puntos de vista del mercado financiero. No es raro por lo tanto que la propuesta de Reforma Previsional se oriente hacia un proceso de capitalización como el instalado en Chile.

Lo que nadie cuenta es que actualmente Chile tiene un 80% de sus jubilados por debajo del ingreso mínimo, no por nada el país tiene una preocupante cantidad de suicidios entre los ancianos. ¿Es eso lo que queremos para Brasil? Vamos a desamparar a los viejos ante sus dificultades (Tg 1:27).

La sociedad debe discutir este tema, opinar si los cambios son necesarios, de modo que estos sean justos y fundados en la equidad, en los que los ricos paguen más y los pobres paguen menos sobre la base de una lógica solidaridad social. La previsión social es del pueblo brasileño, No les compete a los grupos económicos decidir el futuro de este derecho fundamental.

No ceder a los lobbys Movilizarse

Les pedimos a los representantes y las representantes elegidos por voto popular no cedan a los lobbys y las presiones de los grandes grupos económicos, sino que honren sus mandatos pensando en el bien de la población brasileña, cuya existencia está cada día dedicada a la lucha por la supervivencia en un país violento y hostil al bienestar de su propio pueblo.

Las tradiciones religiosas, las personas de buena voluntad, los movimientos sociales, los sindicatos, las conversaciones sobre las reformas previsionales propuestas deben reclamar la posición de sus parlamentarios, elegidos por su voto.

Solo con nuestra movilización podremos garantizar que la Previsión Social continúe siendo una política pública capaz de garantizar una existencia y una vejez segura a los trabajadores y las trabajadoras.

Que el Dios de la Justicia nos dé ánimos y fuerzas. + (PE)

Publicado en Brasil de Fato

Traducción Susana Merino

SN 235/19

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s