Amazonia. Sínodo y Contrasínodo

Por Susana Merino

Buenos Aires

El Vaticano preocupado por los anuncios del presidente Bolsonaro de explorar (¿explotar?) la Amazonia junto a los EEUU ha programado la realización de un Sínodo bajo el título de “Amazonia: nuevos caminos para la Iglesia y una ecología integral” que se llevará a cabo entre el 6 y el 27 de octubre próximo.

Dicho Sínodo será precedido por un Seminario de Estudios del que participarán los presidentes de las conferencias episcopales del área del Amazonas y otros prelados y estudiosos. El objetivo de esta iniciativa es profundizar en la relación eclesial particular y el entorno amazónico y otros contextos territoriales similares

La réplica del presidente brasileño no se ha hecho esperar y ha manifestado a la prensa a través de su jefe de gabinete el general Heleno su preocupación por dicha iniciativa y su intención de neutralizarlo a través de un Contrasínodo a llevarse también a cabo junto al Vaticano, en la capital italiana, puesto que según su gobierno un Sinodo con ese objetivo podría constituir una interferencia en la soberanía brasileña. Ese Contrasínodo tendría además la intención de difundir a idea de que contrariamente a lo que se supone el actual gobierno es consciente de la importancia de ejercer un verdadero cuidado de la Amazonía

Sn embargo lo que ha venido manifestando desde su campaña el actual presidente brasileño genera, sin lugar a dudas, otras preocupaciones sobre el futuro de la Región ya que sus anticipos políticos  incluirían la prohibición de consolidar los ya existentes asentamientos indígenas e impedir los futuros, autorizar la explotación minera y la construcción de megaproyectos de infraestructura, vial, ferroviaria, hidráulica sin que se haya previsto  ni  al menos anunciado ningún tipo de regulaciones, ni de consideraciones ambientales.

No es posible ignorar que la masa forestal de la Amazonía constituye un importante sino el más importante pulmón del planeta y que su masiva eliminación perjudicaría seriamente los objetivos de reducción de las emisiones de carbono, comprometidos por el mismo Brasil en el marco de los acuerdos de París del 2015.

Es indudable por lo tanto que se haya instalado en Brasilia una verdadera preocupación por la realización del programado sínodo ya que también participarán en él los obispos más destacados e influyentes de su electorado, prueba de ello es que algunos miembros del gobierno ya han mostrado inquietud por la realización de reuniones presinodales en algunas de las parroquias de la región amazónica.

Será sin duda difícil o probablemente imposible llegar a concertar acuerdos entre ambos criterios porque se trata de dos posiciones antagónicas, la idea de la Iglesia es  que la Tierra es patrimonio común de la humanidad y sostén de la vida y en consecuencia requiere ser cuidada y respetada, como también deben serlo los pueblos originarios de cada región del mundo, mientras que el actual gobierno brasileño apoyado por los evangelistas, los grandes terratenientes, las empresas transnacionales y en general todo el sistema socioeconómico neoliberal solo reconoce en el planeta un sujeto de apropiación, de explotación y de enriquecimiento privado. + (PE)

SN 248/19

Un comentario sobre “Amazonia. Sínodo y Contrasínodo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s