Bullrich mintió: fallo judicial ordena detener al prefecto que mató a Rafael Nahuel

El relato del “enfrentamiento” armado luego de un “ataque” de jóvenes mapuches en Villa Mascardi se cae a partir de un fallo de la Cámara de General Roca. Por ahora otros prefectos lograron zafar.

La Cámara Federal de General Roca, provincia de Río Negro, dictó un fallo que desautoriza de cabo a rabo el relato construido desde el 25 de noviembre de 2017 por el Ministerio de Seguridad de la Nación con la complicidad del gobierno de la provincia y del juez federal Gustavo Villanueva.

En su sentencia, la jueza Marian Lozano y sus pares Richard Gallego y Ricardo Barreiro ordenaron la detención del efectivo de Prefectura Naval Francisco Javier Pintos, integrante del grupo Albatros de esa fuerza, bajo la acusación de matar con su fusil al joven mapuche Rafael Nahuel.

A su vez ordenó que se juzgue al prefecto por “homicidio agravado” y no por “exceso en la legítima defensa”, que es el cargo que le había aplicado en enero pasado el juez Leónidas Moldes.

Pericias mediante, Pintos quedó totalmente comprometido en el crimen, ya que se determinó fehacientemente que su arma fue la que contenía el proyectil homicida. Por eso la Cámara falló en su contra, dándole una vuelta de tuerca al procesamiento del prefecto.

Sin embargo Lozano, Gallego y Barreiro dictaron en el mismo fallo la “falta de mérito” de los compañeros de Pintos, que ese mismo día dispararon junto a él contra el grupo de jóvenes mapuches de la comunidad Lafken Winkul Mapu de Villa Mascardi.

“Falta de mérito” no significa “inocencia” ni “culpabilidad”, es decir que siguen sujetos a investigación judicial. Pero mientras tanto los albatros Carlos Sosa, Sergio Cavia, Sergio García y Juan Obregón gozarán de los beneficios de no ser procesados, tal como sí lo había dictado en enero el juez Moldes con los mismos cargos que pesaban sobre Pintos, “homicidio cometido con exceso en la legítima defensa”.

Vale recordar que, en aquel fallo, el juez Moldes había procesado a los cinco prefectos pero por un delito que es excarcelable y que les garantizó la libertad durante todo este tiempo. Ahora a Pintos lo mandan a detener, pero sus compañeros y cómplices mejoran notablemente su situación.

Nahuel murió de un disparo por la espalda el 25 de noviembre de 2017 en el terreno de Villa Mascardi. Los prefectos adujeron que patrullaban el lugar cuando fueron atacados por los jóvenes y que ejercieron su defensa con sus armas.

Pese a que por el momento la Cámara “salvó” a cuatro de los miembros de la patrulla asesina, el procesamiento con prisión preventiva del oficial Pintos por “homicidio agravado” no hace más que confirmar que el relato armado por Patricia Bullrich, su segundo en el Ministerio Pablo Noceti y la Prefectura Naval, acerca de la represión de parte de esa fuerza federal a un ataque armado de los mapuches, es insostenible.

¿Será procesada, juzgada y condenada la ministra (y varios de sus funcionarios) por mentir, encubrir asesinos y garantizarles su impunidad?+ (PE/Izquierda Diario)

SN 292/19 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s