EPISTEMOLOGÍA MÉDICA

Por Julio Monsalvo

Formosa

 Epistemología es la comprensión del proceso del conocimiento. El Diccionario de la Real Academia Española, la define como “la teoría de los fundamentos y métodos del conocimiento científico”.

Los conocimientos llamados científicos se construyen a partir de un paradigma también llamado científico.

        Thomas Kuhn, autor de “La estructura de las revoluciones científicas”, define al paradigma como una “constelación de logros compartidos por una comunidad científica y utilizados por esa comunidad para definir problemas y soluciones legítimas”.

“Logros” debe interpretarse como conceptos, valores, técnicas, y todo lo derivado de ellas.

Hace unas pocas semanas tuve oportunidad de presentar el tema “Una sola salud”; ante un auditorio de profesionales.

Para argumentar, desarrollé las características del Paradigma de la Modernidad, “el Viejo Paradigma”, y las del Nuevo Paradigma de la ciencia.

        Al cabo de la charla, un amigo me preguntó por qué no había explicitado que con el Paradigma de la Modernidad nos formamos como profesionales de la salud.

Primeramente, me pareció muy positivo que se llegara a esa conclusión sin que fuera especificado.

        Sin embargo, creo que es necesario hablar claramente sobre lo que significa que hayamos sido formados con el Paradigma de la Modernidad.

Kuhn plantea períodos históricos de ciencia “normal” en donde se “acumulan” conocimientos y períodos de “revoluciones científicas” en donde el paradigma dominante es cuestionado, entra en crisis y ocurre el cambio de paradigma.

           Así, se desechó el paradigma de la Antigüedad que concebía el planeta Tierra como centro del universo y un orden establecido e inmóvil, y se adoptó el de la Modernidad con su concepción dinámica: se pasó del geocentrismo al heliocentrismo.

            Ya en los albores del siglo XX se puso en marcha el cambio del Paradigma de la Modernidad: teoría cuántica, teoría de sistemas, ecología profunda, física de los procesos en no-equilibrio, teoría Gaia y otras teorías y conceptos aportan a esta nueva revolución científica,

El Viejo Paradigma ve al mundo como la suma de objetos aislados, su lógica es mecanicista, dualista y analítica. Y esto tiene sus implicancias en Medicina. Una de ellas es concebir al ser humano funcionando en forma similar a una máquina. Cuando se presenta un desperfecto (“enfermedad”) hay que repararlo puntualmente. De allí las múltiples especialidades, fragmentando el estudio del organismo.

        En tanto el Nuevo Paradigma, entiende que el Universo es un todo indivisible, una red de relaciones. Es un paradigma holístico, ecológico y sistémico

Aborda la dinámica del todo, “no existen las partes, lo que llamamos una parte es simplemente una configuración en una red indivisible de relaciones”, afirma Fritjof Capra, físico cuántico que brega por el cambio de paradigma desde hace varias décadas.

Un desafío para las Universidades… 

Seguramente las jóvenes generaciones sabrán profundizar estudios para comprender las nuevas constataciones científicas que se hallan en armonía con las sabidurías de las culturas ancestrales. Desde esta mirada, se entendería que podríamos incorporarlas a la enseñanza y a la práctica de la Medicina.

¡Hasta la Victoria de la Vida Siempre! + (PE)

  SN 310/19

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s