Cultura. El Sonido de la Vida Introducción

El Sonido De La Vida

Carlos Valle

Introducción

La creación de la realidad

Que poca cosa es la realidad, mejor seguir, mejor soñar, que lo que vale no es el día, pero el sol, está, no es de papel es de verdad. Charly García

En la realidad no ocurre nada que corresponda rigurosamente a la lógica. Friedrich Nietzsche

La realidad ha llegado a ser una creación. Los presupuestos sobre los que se basan las opiniones respecto a hechos que se suceden a nivel nacional o internacional, tanto como sobre personas, medios y países, conforman una historia tejida a partir mayormente de interpretaciones intencionadas, de la ignorancia de ciertos sucesos, difamación de sus personajes y acusaciones de dudosa veracidad.

Este trasfondo, que se va sementado como realidad incontrastable, se convierte en el principal bagaje con el que se forman las opiniones, las que, alejadas de toda racionalidad o cuestionamiento, son la base con la que cuentan los que deciden cuál es la verdadera historia. Posiblemente, esto siempre ha sido así, pero es cierto que las complejidades del mundo moderno han exacerbado en forma más aguda y peligrosa su manifestación.

Las tensiones que provocan estos hechos van delimitando la comprensión de la vida misma. Los seres humanos son arrojados a una batalla despiadada por la supervivencia. La vida se convierte en la lucha por vencer a los demás, que siempre se convierten en adversarios a los cuales doblegar. La noción de confianza ha quedado relegada a una interpretación de lo que sucede, a partir de lo que comunican quienes mejor logran describir una realidad creada para impactar en los sueños, mayormente inalcanzables, de quienes son alimentados por tales fantasías.

Las denuncias del cine mudo

Las primeras décadas del siglo XX ven surgir, junto con el desarrollo industrial, el desarrollo de la incipiente industria cinematográfica que alcanza una inusitada popularidad. La necesidad de entretenimiento, en un clima de largas y cargadas jornadas laborales, era creciente. El desarrollo del cine mudo alcanza a grandes masas que no requerían de mayor capacitación para gozar de obras que hablaban de su propio entorno.

Aunque muchas de esas obras se han perdido, la historia del cine ha recogido un número considerable de aquellos momentos que reflejaban la situación social de aquella época. El historiador cinematográfico Kevin Brown en su valiosa obra “Behind the Mask of Innocence” (i) (Detrás de la máscara de inocencia) descubre la imagen que presenta el mundo de principios de siglo que “… ha llevado a la gente a asumir que la vida fue apacible, más gentil y civilizada.”

Pero la era del cine mudo, según Brown, registra otro mundo, el de la corrupción política, la esclavitud de los trabajadores, la explotación de los inmigrantes entre otros muchos males sociales.

Esta cruda realidad era ignorada por los poderes económicos. Por ejemplo, una huelga era considerada por un empleador antes que una legítima expresión de reclamo de justicia una declaración de guerra civil.

Cuando en 1936, Charles Chaplin estrena su filme “Tiempos modernos”, los EE.UU. estaban atravesando los primeros años posteriores a la crisis de 1929. Chaplin describe la deshumanización de las fábricas y sus sistemas de producción en serie. Charlot, un obrero de una de estas fábricas, cuyo trabajo consiste en apretar tornillos en una cinta móvil, sufre las consecuencias de este proceso de deshumanización.

El filme destaca los desbarajustes producidos entre la máquina, que sigue su ritmo incesante, y la lucha del ser humano por librarse de la rutina que lo aliena. En la crítica publicada después de su estreno, el “New York Post” no alcanzó o no quiso percibir su denuncia. Por eso entendía que su tema no era tanto una fustigante sátira contra la era del maquinismo como un recurso para utilizar la máquina para explorar nuevas posibilidades para la comedia.

Hay que seguir buscando

Es en medio de este complejo y contradictorio mundo en el que estamos viviendo que se propone seguir indagando en aquellos temas que centraron la reflexión en investigaciones anteriores. (ii) Los paradigmas alrededor de los cuales se desarrolló el trabajo siguen siendo relevantes para analizar al mundo moderno. Por eso, se plantea a partir del cuestionamiento de los conocidos principios inmutables, recorrer el camino de la pregunta que abre, inevitablemente, el espacio a la senda de la duda. Todo lo cual lleva, inescapablemente, a presenciar en medio de la confusión del recorrido, que se puede avistar una senda de libertad que desata las amarras que este mundo moderno quiere imponer sobre la vida y su significado. El tema religioso, indudablemente, se entremezcla en todo el recorrido.

En esta búsqueda se sondeará cómo han procurado desentrañar variados artistas en obras cinematográficas que alimentan con todos sus conflictos y encrucijadas una genuina búsqueda da un camino de libertad. Seguramente habrá tropiezos y tentaciones para forzar los aportes. Pero el diálogo siempre es un camino que abre nuevas comprensiones, muchas veces lejos de las intenciones de quienes las comunican Esto es parte de la riqueza de una visión abierta y libre, mientras se hace camino al andar. + (PE)

(i) Kevin Brownlow, Behind the mask of Innocence, Jonathan Cape, Londres, 1990

(ii) Valle Carlos A., Emancipación de la Religión, CUPSA, México,

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s