Fray Antonio Puigjane

Por Aníbal Sicardi

Bahía Blanca

“Hoy, 27 de agosto, falleció el Hermano Fray Antonio Puigjané, es una pérdida muy sentida para todos quienes caminamos junto a él en la lucha por la Memoria, Verdad y Justicia.” Es la primera frase del comunicado de los Organismos de Derechos Humanos informando del fallecimiento de Antonio a los 91 años.

Saludo con el puño levantado la expresión de que “es una pérdida muy sentida” “para quienes caminamos junto a él en la lucha por la Memoria, Verdad y Justicia”  

Fui de los que estuvieron con el cuando inició el compromiso solidario con los y las más sufridas. Su corazón libre de egos y apetencias personales fue descubriéndolo como el que fue: un enviado de Dios para bendición de todos y todas quienes se acercaban a su vida. Un ángel en el lenguaje bíblico. Es decir, un mensajero.

De allí la acertada la referencia a Sebastián Glassman plasmada en el Comunicado de los Organismos

“Te recordaremos generoso, entregado, entusiasta; coherente y siempre el primero en lo que había que hacer, y cercano en esos caminos de adentro y de afuera, con tu presencia sacerdotal y eucarística, tu humilde fraternidad franciscana. Sabiendo que enriqueciste la vida de nuestro pueblo desde tu Fe, te decimos ¡Hasta siempre, querido Compañero y Profeta!”

Generoso, entusiasta, cercano, humildad franciscana. Apropiadas significaciones sobre Puigjane. Entre los múltiples recuerdos donde se ahondan esas adjetivaciones aparecen sus decisiones luego de La Tablada.

Tres noches antes integré una mesa redonda con participantes de “Entre Todos” donde estaba Antonio. Como ocurría con ellos era una oportunidad para analizar con libertad los momentos que vivíamos en nuestro país. A pocas horas que amaneció lo ocurrido en La Tablada las amplias oficinas de Prensa Ecuménica, en el barrio de Constitución, se poblaron de amigos y amigas que buscaban información y sobre todo refugio. Nadie sabía que es lo que pasaría.

Ya iniciada la noche caímos en cuenta de lo que estaría pasando con Antonio.

Arriesgando que podríamos terminar preso o muertos logramos encontrarnos con el generoso cura. Confirmamos lo que suponíamos. No sabia nada de lo que pasó. Hasta allí alivio. Sin embargo, ya estaba decidido a entregarse como parte del movimiento. Su posición era que no podía dejarlos solos. No pudimos convencerlo de que ayudaría más estando libre que preso. Su cercanía humana  era más fuerte que nuestra lógica razonativa.

Antonio se presentó ante la justicia. Explico lo que había que explicar, que era parte del MTP y que no sabía nada del operativo de La Tablada. En octubre de 1989 fue condenado. Estuvo preso 14 años. Sufrió las diversas formas torturas aplicadas sistemáticamente. Rechazó el indulto que le ofreció Menem porque no incluía a sus compañeros. Obtuvo la liberación en 1983. Siempre con la frente en alto y su sonrisa.

El comunicado que  mencionamos fue firmado por Asociación Abuelas de Plaza de Mayo – Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora – Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas – Centro de Estudios Legales y Sociales – Asamblea Permanente por los Derechos Humanos – Liga Argentina por los Derechos Humanos – H.I.J.O.S. Capital – Asociación Buena Memoria – Fundación Memoria Histórica y Social Argentina – APDH La Matanza – Comisión Memoria, Verdad y Justicia Zona Norte – Familiares y Compañeros de los 12 de la Santa Cruz – Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos. + (PE)

SN 423/19

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s