El poder de las fantasías

Por Pep Castelló

Barcelona

Desde los más remotos tiempos, el ser humano ha seguido las sendas que le marcaban sus fantasías. A impulso de ellas ha emprendido viajes, ha explorado parajes desconocidos, ha construido ciudades y caminos, ha declarado guerras, ha sometido a congéneres y se ha sometido a sí mismo. Diríase que fantasear ha sido y es una forma de vivir de antemano en la imaginación lo que luego se va a vivir en la realidad.

Allá por la Edad Media, en nuestro mundo cristiano, los muros de las iglesias románicas estaban cubiertos de pinturas que representaban símbolos religiosos y escenas de intención catequética. Pinturas admirables, de bello y vistoso colorido, que cautivaban la mirada de quienes las contemplaban. Escenas cargadas de emoción que removían los sentimientos de los fieles y dejaban su mente en situación de vulnerabilidad ante los sermones de los clérigos.

Pinturas murales, relieves escultóricos en pórticos, retablos y capiteles, celebraciones cargadas de magnificencia, procesiones, cantos, escenificaciones de admirables episodios protagonizados por personajes santos y aun divinos se unían a las pinturas y daban soporte a unas fantasías en las que el premio a la sumisión a la Ley de Dios era la felicidad en el más allá, en tanto que la transgresión comportaba el castigo perpetuo.

Nadie escapaba a la justicia divina. La esperanza se unía al temor en el empeño por someter a la población creyente. Para su bien, decían los clérigos. Para que cuando muriesen fuesen al Cielo, a ese lugar imaginario donde todo es felicidad, donde no hay pena ni sufrimiento alguno. Donde las almas bienaventuradas gozan indefinidamente de la presencia del Divino Creador.

Con el paso de los años, conforme el raciocinio fue dejando a un lado la credulidad, el pensamiento religioso fue perdiendo fuerza. No es que desapareciese pero la conducta de la clerecía, siempre al lado de los poderes terrenales que oprimían al pueblo, fue cuestionada cada vez más por la población oprimida. De ahí que los opresores buscasen otras formas de controlar la conducta de las masas y, sin dejar de lado la violencia, tomasen ejemplo de la clerecía y confiasen a la fantasía la tarea de someterlas.

Los avances tecnológicos pusieron al servicio de los poderes terrenales herramientas de comunicación como la radio y el cinematógrafo, las cuales superaron en mucho las de los clérigos. La radio llegaba a todos los hogares y, en las grandes salas de cine, las imágenes y el sonido despertaban la admiración de las gentes y estimulaban la acción de las neuronas espejo en sus cerebros. Para bien y para mal, los usos y costumbres que mostraba la pantalla se tornaban moda en la población.

La tecnología siguió avanzando y hoy lo audiovisual llega a todos los rincones del planeta Tierra, penetran en todos los hogares y formatean la mente de la mayor parte de las gentes. El placer, el bienestar y la felicidad aquí y ahora son oferta continua en los audiovisuales que bombardean las mentes de las clases menos favorecidas. El deseo despierta y los cerebros se disparan a fantasear.

Escasas y raras son hoy día las mentes que se libran de las fantasías gestadas por la publicidad. El deseo de conducir el último modelo de una determinada marca de automóvil o de gozar de lujos que la realidad no concede puede ser tan fuerte como para comprometer buena parte del salario a fin de satisfacerlo.

Un día tras otro durante veinticuatro horas, la publicidad va creando fantasías que esclavizan a las gentes. El consumismo se impone en la forma de vivir actual. Poseer lo que la publicidad señala es necesario para alcanzar aceptación social: un auto acorde con el estatus social al cual se aspira, un vestir también adecuado y todo cuanto configura la imagen que la TV ha imbuido en la cabeza de sus televidentes.

Para adquirir lo que la fantasiosa forma de vivir señala hay que conseguir dinero, lo cual significa tener que trabajar para quienes lo poseen. Cuanto mayor sea el servicio mayor será la retribución. Cuanto más beneficio dé a los amos más posibilidades tendrá de satisfacer las fantasías que la TV despertó en su mente y mayor será el estatus social que podrá alcanzar.

Todo está diseñado y programado para que las clases humildes se pongan incondicionalmente al servicio de las adineradas. Los programas de estudio, desde el jardín de infancia a la universidad, llevan a la forma de vivir que el capitalismo más feroz e individualista dispone. La esclavitud sigue vigente en todo el orbe capitalista. Tan solo un porcentaje muy bajo de la población lucha por romper esas terribles cadenas.

Los poderes terrenales siguen imponiendo hoy día su voluntad a las masas del mismo modo que la imponían en aquellos lejanos tiempos de la Edad Media: mediante una forma de vida ineludible, imposible de zafar porque la estructura no lo permite, y un universo mental de pura fantasía. Fantasías religiosas antaño, puro hedonismo hogaño. Felicidad a cambio de sumisión ayer y ahora.

No es que en el largo recorrido de la historia no hayan surgido personajes y gentes que hayan iniciado proyectos liberadores. Mentes que han imaginado sociedades más justas, más solidarias, más acordes con la dignidad humana, las ha habido y las hay en el mundo religioso y en el profano. Pero los poderes fácticos han puesto siempre su empeño en neutralizarlas.

Hoy vemos que la mayor parte de las naciones está gobernada por personajes que parecen dementes. Con tal de afianzar su poder siembran miseria y muerte en el mundo entero y destruyen cuanto se opone a sus designios. ¿Cómo entender la ambición de quienes tienen mucho más de lo necesario? ¿Qué fantasías anidarán en sus cerebros?

A impulso de las fantasías el ser humano ha desarrollado, durante siglos, eso que llamamos “progreso”. ¿Serán también ellas, las fantasías de los poderosos, la causa y motor de la destrucción de la humanidad entera? + (PE)

SN 435/19

2 comentarios sobre “El poder de las fantasías

  1. Muchas gracias, Carlos, por tu comentario.
    Me parece excelente que compartas con tu alumnado estos temas y estas inquietudes.
    Los jóvenes necesitan cada vez más que se les anime a reflexionar, dado que el mundo en el que vivimos nos anima en gran manera en sentido contrario.
    No dispongo de mucho tiempo, pero me encantaría echar un vistazo a tu bolg o facebook.
    Te ruego me pases los enlaces.

  2. ME GUSTARIA RESPONDERTE EN ESTE ESPACIO PERO ME RESULTA CORTO. MAS QUE RESPONDERTE, DARTE UNA OPINION. CIERTAMENTE ESTOY DE ACUERDO CON TU ENFOQUE SOBRE EL EL PRESENTE TIEMPO PERO TE COMPARTO UNA VISION DE COMO VIENE, QUE PODRIARTE SACARTE DE LA INCERTIDUMBRE. MI CORREO ELECTRONICO ES carlosdgasteluvm@yahoo.com, Y SOY DE PERU. SOY TUTOR DE ADOLESCENTES Y JOVENES Y COMPARTO CON ELLOS ESTA VISION. CON ELLOS COMENTO A JOSE INGENIEROS SOBRE SU LIBRO DE “EL HOMBRE MEDIOCRE” Y DOS LIBROS DE ERICK FROM “EL ARTE DE AMAR” y “EL MIEDO A LA LIBERTAD, APARTE DE TRATAR AMPLIAMENTE EL TEMA DE LA “ALIENACION” EN TODAS SUS FORMAS Y MEDIOS. ME GUSTARIA COMPARTIR CONTIGO ESTAS COSAS. AUN HAY ESPERANZA MAS ALLA DE LA RELIGIOSIDAD Y DE LA IDOLATRIA PAGANA Y “CAPITALISTA”. ESPERO SABER DE TI EN MI CORREO. DIOS TE BENDIGA.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s