Mensaje Urgente De Un Cristiano, Poco Antes De Las Elecciones

s

  Por Rodolfo Viano * Bahia Blanca

Soy un cristiano, no importa quién, uno más, sí me importa qué quiero decir, con la intención de llegar a otras personas que, como yo, creen y se congregan en alguna iglesia cristiana, y con el deseo de aprender, del mismo Jesús, a ponerme en el lugar de quienes nunca creyeron o dejaron de creer en Él, muchas veces por el mal testimonio de inhumanidad e incomprensión que a veces damos los practicantes.

Muy cerca de elegir a las autoridades que nos van a mandar dentro de poco, supongo que el deseo de nuestro pueblo es que los próximos gobernantes manden obedeciendo al Bien Común, a contramano de los intereses mezquinos de los ganadores del neoliberalismo, tanto los de adentro como los de afuera de nuestro país.

En el intento de seguir a Jesús, no pretendo imponerme al resto de los votantes, pero tengo que entender mejor la enseñanza de Jesús: “al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, que a veces se ha usado para separar lo material de lo espiritual, o también para levantar un falso muro entre la política y la fe.

Con esta expresión, Jesús muestra al gobernante que, en su tiempo, sintiéndose dios, domina y explota, acumula dinero y poder, de los que se siente dueño exclusivo, y por eso “al César lo que es del César”. Lamentablemente gobernantes así hubo y hay todavía en nuestro tiempo.

Ahora me pregunto “¿y qué es lo que es de Dios, lo que le pertenece?”. Aunque todas las personas y pueblos somos de Dios, porque a Él pertenecemos, nuestro origen más profundo está en Él, incluso cuando no creamos en Él, me salta a la vista que, en tiempos de Jesús, y en esta realidad que nos toca vivir, de manera preferente y afectiva por parte de Él, de Dios son las mayorías pobres que, en nuestro país y en el mundo, sufren, desde la década del ’70 dl siglo 20, por esta economía neoliberal que hace ganar y vivir a pocos, y hace perder y morir a muchos.

Para entenderlo así, me ayuda la bienaventuranza “Felices los pobres porque a ellos pertenece el Reino de los Cielos”, Reino en el que el mendigo Lázaro, al que se refiere Jesús, recibirá todo consuelo. Pero mientras tanto, Dios, a lo largo de la historia, viene escuchando los gemidos de las mayorías pobres; según el Libro del Éxodo, desde Moisés en adelante, Dios va haciendo aparecer dirigentes que liberen a su pueblo de los demonios que esclavizan y matan, llámense faraones, dictaduras militares o gobiernos sirvientes de la economía neoliberal.

Por eso, a pocos días de las elecciones, me pregunto, y quisiera que estas preguntas le sirvieran a cada cristiano que irá a votar, y quizá también a cada ciudadano:

1)       Entre todos los candidatos que prometen mejor vida a los pobres, ¿quiénes son creíbles de verdad, más allá de acusaciones judiciales y noticias falsas sobre la indemostrada total corrupción populista, que pretenden engañar incluso a las mayorías pobres, para disimular la codicia y la avaricia de unos pocos ricos? ¿quiénes son de verdad creíbles, porque vienen de una tradición, de una historia de compromiso con la justicia social que los hará fuertes para enfrentar a la economía neoliberal que manda acá y en varias partes del mundo?

2)      Sé que varios cristianos quieren votar solo a quienes prometen “salvar las dos vidas”. Pero, ¿nos estamos dando cuenta que así quedan condenadas a muerte a mujeres pobres, que más allá de creer o no creer en Dios, van a abortar por distintos y siempre dolorosos motivos?

3)      ¿Nos estamos dando cuenta que ya no vivimos en esos tiempos pasados cuando las iglesias imponían su fe y su manera de vivir a todos los demás? Jesús, el Hijo de Dios, jamás se impuso a nadie, y hasta rescataba los ejemplos de vida de varios ateos y herejes de su tiempo: publicanos, prostitutas, samaritanos, con lo que cosechó enojo y desprecio entre las personas más religiosas de su tiempo, y hasta su complicidad de darle “solución final” colgándolo de la cruz.

4)      ¿Nos estamos dando cuenta que los candidatos que manifiestan importarle por encima de todo la vida no nacida, son los mismos que defienden y hasta justifican las terribles dictaduras militares que impusieron muerte y miseria en nuestra América del Sur, en nuestro caso la dictadura cívico militar del ’76, con la que también empezó en nuestro país la economía neoliberal?

Dios quiere que los cristianos el próximo domingo, junto con tantos ciudadanos de buena voluntad, no desperdiciemos la oportunidad de luchar con nuestro voto, hasta vencer, a los tantos demonios del neoliberalismo que amenazan la vida de nuestros pueblos. Seamos lúcidos, no dejándonos engañar por discursos oportunistas y llenos de mentira, que usurpan y se disfrazan con los nombres de Dios y de la vida. + (PE)

*Rodolfo Viano, cura de la Iglesia Catòlica en Bahía Blanca hondamente comprometido en la lucha popular. En el espacio Alta Trama fue definido como “Un cura fuera de serie

SN 508/19

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s