EL LABERINTO ESPAÑOL

  

  ¿Podrá gobernar la izquierda?

Por Carlos Iaquinandi Castro (SERPAL) 

Madrid.

     “El sistema ha organizado un casino  para que ganen siempre los mismos”

                                                          José Luis Sampedro

Laberinto. Ese fue el término que empleó el propio presidente en funciones, Pedro Sánchez, para describir la complejidad de la situación española y las dificultades para sumar los diputados necesarios para alcanzar la investidura. Las segundas elecciones generales en un año en el estado español no han servido para clarificar la posibilidad de formar un gobierno estable.

El partido socialista volvió a obtener la mayoría, (120 diputados) aunque perdió 3 escaños y unos 800.000 votos con relación a los comicios de abril.  Uno de los cambios más relevantes, fue el hundimiento de Ciudadanos, un partido que se autodefine como de “centro liberal” pero que en realidad gobierna en comunidades y municipios en alianza con partidos derechistas.

Tras las elecciones de abril, giró su política con la intención de encabezar el bloque derechista. Eso lo convirtió en un partido de posiciones erráticas. La suma de errores le provocó una caída en picada en las elecciones de noviembre. Perdiò dos millones y medio de votos  y de las 57 bancas que tenía en el parlamento se quedó solamente con diez.  

Tras esos resultados, renunció su líder y candidato presidencial Albert Rivera. Dijo que abandonaba la política. Ni siquiera intentó explicar las causas del derrumbe. Tras él se fueron otros miembros de la dirección.  Veremos  si el partido consigue sobrevivir a una derrota tan concluyente. Muchos de esos votos perdidos por Ciudadanos, migraron al Partido Popular que aumentó 23 diputados, pasando ahora a tener 89.  

El otro resultado relevante el pasado domingo 10,  fue el espectacular avance de VOX, un partido de extrema derecha que aumentó casi un millón de votos y tendrá 52 escaños. Su posición contraria a los independentistas catalanes y el rechazo de la inmigración, influyeron en alcanzar ese incremento.

Ahora, más difícil que en Abril

 Por su parte Unidas Podemos tuvo una pérdida de medio millón de votos. El no haber llegado a un acuerdo los dos partidos de izquierda tras los comicios de abril, penalizó en votos – en apoyo popular –  tanto a Podemos como al PSOE , pero de un modo más contundente al partido que lidera Pablo Iglesias que perdió siete escaños ( de 33 pasó a 26).  

Es cierto que durante las negociaciones tras las elecciones de abril, se perdió una oportunidad, porque entonces parecía más accesible acceder a los apoyos necesarios para que Sánchez fuera investido. Y además se hubiera evitado el desgaste electoral.  Pero la insistencia de Iglesias de entrar en el gobierno en coalición y la desconfianza de Sánchez, determinaron que finalmente el PSOE descartara la posibilidad de acuerdos.

Antes de llegar a esta ruptura, se cruzaron acusaciones públicas y se reprocharon mutuamente la responsabilidad del fracaso. Sánchez quizás pensó entonces que en una nueva convocatoria saldría reforzado. No fue así, no solamente para el PSOE sino para su futuro aliado en la coalición.

Acuerdo exprés

La sorpresa se produjo 48 horas después de los comicios, cuando tras una convocatoria urgente a la prensa, Pedro Sánchez del PSOE y Pablo Iglesias por Podemos anunciaron que habían llegado a un acuerdo de gobierno. Lo que no habían conseguido en varios meses, lo alcanzaron el tiempo récord. Y en este caso, tras un acuerdo programático ya conversado durante el verano europeo, se anunció que Podemos formaría parte del gobierno. Incluso con la posible designación de Pablo Iglesias como vicepresidente y tres ministerios para su partido, aunque esto solo son trascendidos.

Los puntos principales del documento firmado públicamente, fueron –entre otros – creación de empleo, combatir la corrupción, derecho a una muerte digna -eutanasia-, defensa de la diversidad, mantenimiento del nivel de las pensiones, y justicia fiscal (que los que más ganan, más paguen). Y sobre uno de los temas más críticos que tiene España, la situación creada en Cataluña por los partidos independentistas, el acuerdo indica: impulsar la convivencia y buscar una solución política al conflicto. Hay que tener en cuenta que estos dos partidos, PSOE y Podemos son los únicos con posibilidades de gobernar que sostienen que la salida del conflicto debe ser a través del diálogo, siempre dentro de la constitución.

La coalición necesita apoyos

 Lo que ocurre es que las suma de sus escaños ( PSOE + Podemos)  no es suficiente para lograr la investidura de Sánchez. Cuentan con el respaldo de algunos partidos menores, pero será decisiva la posición de los partidos catalanes, particularmente de Esquerra Republicana.  Según se abstengan, voten a favor o en contra, decidirán si esa coalición podrá o no gobernar.

El camino para alcanzar esa mayoría tiene muchos obstáculos: por un lado los independentistas exigen hablar sobre un posible referéndum legal y vinculante, y por otro, dentro mismo del PSOE, antiguos dirigentes como Felipe González o los llamados “barones”, (son presidentes de algunas comunidades que llevan años en el cargo) se oponen a cualquier acuerdo con los independentistas.  

También el ex presidente Aznar, que califica de “antisistema” la coalición “ de los que quieren destruir España”. Propone una alianza “constitucionalista” de PP con el PSOE, pero sin Pedro Sánchez al frente.  Estamos ante días de consultas y negociaciones, porque la intención de Sánchez es alcanzar un acuerdo rápido como el que hizo con Podemos. Quiere alejar la posibilidad de tener que convocar a unas terceras elecciones generales. Y evitar interferencias de los sectores económicos que temen que el futuro gobierno ponga en riesgo algunas de sus ventajas, entre ellos grandes empresas, corporaciones privadas que controlan servicios básicos como energía o comunicaciones, o los grandes bancos, o especuladores inmobiliarios como los llamados “fondos buitres”. A todos estos sectores representa la propuesta de Aznar.  

¿Izquierda, “progresismo”?

 Dudas: aunque el bloque se considere “de izquierda”, en realidad el PSOE es un partido que tiene más de un siglo de historia, y que actualmente pertenece al bloque de la socialdemocracia europea. Denominación de origen que tampoco define suficiente, porque esta corriente se ha desdibujado mucho en las últimas décadas, dejando en el camino algunos de sus principios fundacionales.  

Históricamente cada vez más lejos de personajes y conductas como las del asesinado Olof Palme en Suecia en 1986. Por su parte, Unidas Podemos, tras un arranque espectacular en las europeas del 2014, y una entrada al Parlamento español con 69 diputados y más del 20% de los votos en el 2015, ha ido perdiendo apoyo electoral y su estructura interna se fue debilitando. También se deshicieron algunas de las plataformas que con criterio transversal se habían alcanzado en distintos territorios del estado.

Varios de los que acompañaron a Iglesias en la fundación de Podemos, fueron dejando la dirección y alejándose del partido. La organización de base interna no llegó a desarrollarse y en definitiva se consolidó una estructura que a pesar de su apariencia participativa en realidad funciona a partir de un liderazgo que se convierte en dirección vertical, ejercido por Pablo Iglesias. Se reiteran así los vicios políticos de la antigua Izquierda Unida, prácticamente absorbida ahora por Podemos.

A pesar de estas circunstancias, la joven formación que nació con vocación de “tomar el cielo por asalto”, sigue representando un importante espacio político a la izquierda del PSOE.  Y aunque con tropiezos, parece haber encontrado “piso” en su caída electoral. Esta posible experiencia de co-gobierno, pondrá a prueba su verdadera capacidad de gestión y su habilidad para pactar. Haciendo referencia a sus prisas verbales, un  dirigente vasco le recordó a Iglesias que el cielo no se toma por asalto, “se toma nube por nube”. Puede que la sugerencia sea útil en esta nueva etapa.  

Quienes votaron por un gobierno progresista, esperan que esta vez se alcance la investidura. En ese caso, sería el primer gobierno de coalición desde la restauración democrática y parlamentaria de 1978. Y una experiencia progresista similar a la de Portugal, aunque en este caso no con apoyos puntuales, sino en coalición de gobierno. Las próximas semanas desvelarán si hay salida para el laberinto español. + (PE/SERPAL)

Foto. El presidente de Vox, Santiago Abascal, con el secretario general del partido ultraderechista, Javier Ortega Smith, y su portavoz parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros, en una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados. EFE/Mariscal

SN 571/19

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s