El Ejecutivo Nacional reafirmo su carencia de sensibilidad y su afición al maltrato del pueblo

Por Aníbal Sicardi *

Bahìa Blanca

En el discurso sobre su gestión, el Ejecutivo Nacional volvió a mostrar su falta de sensibilidad y su maltrato al pueblo

Decir que “volvió” es solo un giro gramatical ya que nunca dejó de ser insensible y maltratador. Desde sus primeras medidas quedó estampado quienes serían los afectados de su interpretación sobre lo humano.

Choripaneros y  ñoqueros fueron las adjetivaciones de rápida aparición. Las más usadas para determinar quiénes estaban en el sector que  frenaba  la buena marcha del país y que serían castigados por esas infamias.

Pronto avanzaron sobre las sanciones a ejecutar. Dejarían de tener las vacaciones que habían estado disfrutando. No más aire acondicionado. Obligatoria restricción del uso del gas y electricidad para calefaccionarse, primero, y para hacer la comida y bañarse, después.  

Adiosito a los asados dominicales y a las salidas de ir a comer la pizza en barras. La compra de alimentos pasó a las segundas marcas, luego a las terceras. Explicaron cómo se podía ir de una lado a otro para usar menos transportes y sin decirlo fomentaron el ejercicio físico diario para caminatas  que evitaban  usar  los ómnibus, subtes o trenes  impagables por el aumento de tarifas.

Tuvieron la caradurez de explicar porque ocurrían esas situaciones: se lo merecían. Habían creído las mentiras del otro gobierno que podían tener esos beneficios, como el aire acondicionado, las vacaciones, las salidas en familia, cuidado de la salud, y no era así. Tampoco buena educación, la universidad no era para los pobres A ellos no les correspondía esos usos llamados beneficios. Su lugar en la sociedad era laburar con bajos sueldos y sufrir.

En esa concepción se aliaron con buena parte de las Iglesias Cristianas que adoctrinaban sobre el privilegio del sufrimiento. A sabiendas o no las neutralizaron. Los Templos y lugares de culto quedaron en manos de los conservadores. Lógico, también la dirigencia de laicos y profesionales de la religión. El que estaba sentado en la silla presidencial aprovechó la ocasión apropiándose de la doctrina de la “Segunda Venida” e inventó el “Segundo Semestre”.

En su último discurso, el del 5 de noviembre, pudo ser la oportunidad de reconocer y darle las gracias al pueblo que protestó sin violencia y que, con sus esfuerzos, trabajó intensamente para mantener comedores y contención humana para que se llegara al período eleccionario creando una situación casi novedosa en  la Argentina.  No fue por el Presidente ni por sus autonominados exitosos ministros. Fue por el pueblo y los dirigentes y las dirigentes que se cristalizó el triunfo de esta etapa.

El Presidente NO perdió la   oportunidad de ser sensible y dejar de ser golpeador. El y sus acólitos son así. Clasistas. Pertenecen a ese grupo que siempre embromó al pueblo. Son los que ahora producen lo que se  llama neoliberalismo, un eufemismo de Capitalismo. + (PE)

* Aníbal Sicardi es pastor (j) de la Iglesia Metodista Central de Bahía Blanca

SN 589/19

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s