El Presidente empuja para que seamos compañeres del tiempo.

Por Anibal Sicardi

Bahia Blanca

Pasadas las 22 de anoche, 29 de marzo, el Presidente Alberto Fernàndez informó al país que “el aislamiento social, preventivo y obligatorio” se extiende hasta el domingo 12 de abril.

Nos dijo que “Somos un caso único, los únicos en el mundo que extendió la cuarentena plena desde primer momento y los resultados obtenidos son buenos”

Compartió su sentimiento al expresar que “Estoy muy contento por como nos portamos como sociedad. Mas del 90% cumplió la cuarentena” Desde el mediodía había estado con los especialistas y otros funcionarios ahondando en el conocimiento del panorama actual con datos científicos. Luego lo compartió con los gobernadores en una teleconferencia que duró más de  lo que pensaba. Después con la ciudadanía. Se lo notaba cansado.

Un poco antes de que hablara Alberto apareció una noticia desde Alemania

Thomas Schaefer, 54 años, fue encontrado muerto cerca de una vía de trenes. Se había suicidado

Político, dirigente del partido de la canciller Ángela Merkel, a cargo del Ministerio de Finanzas de la zona, “profundamente preocupado” por los efectos del coronavirus en la economía de su región. Trabajaba “día y noche” para tratar de ayudar a las empresas y empleados de cara al futuro económico de la pandemia. No dio más.

Durante el día nos enteramos que Paolo Rocca, el hombre más rico del país, desde Techint, en medio de la pandemia, despidió 1.450 personas. Millones luchábamos para salir adelante. El, de un plumazo deja sin empleo a unos 15000 trabajadores y trabajadoras. Miseria humana.

“Voy a ser duro con los que despiden gente”, sostuvo el Presidente en su discurso desde Olivos  Agregó “Si algo tiene que enseñarnos la pandemia es la regla de la solidaridad. Aquí nadie se salva solo”. Remató “No podemos en semejante crisis desamparar a alguien dejándolo sin trabajo. De lo que se trata, para muchos de esos empresarios es de ganar menos, no de perder”

Al anochecer ya sabíamos que en Francia había una explosión de descontentos porque los ricos y los de buena posición económica decidieron aprovechar la primavera y dejaron la ciudad. Se mudaron a sus viviendas substitutas. Invadieron poblaciones y costas llevando los virus. La ley no se lo prohibía.

En Argentina se está viviendo otro tiempo. Otra onda. Alberto Fernández anuncia que se tiene en cuenta la situación de los barrios más pobres. Decidieron colocar recursos económicos, para garantizar la llegada de alimentos. No es fácil. Pasa por muchas manos, pero buscan que ese reparto esté en manos de quienes trabajan en los barrios. Los que conocen el paño.

A los de las villas el Presidente les hace una solicitud. Insólita.  “Les pido dos cosas, a los compañeros y hermanos que viven en barrios humildes, que respeten la cuarentena y que cuiden mucho a sus mayores”

Nuevamente. Primero lo humano. Respetar la cuarentena por el bien de ellos y de todes. Y cuidar a los mayores. Nada funcionará  si primero no está esa realidad: ser humanos.

Junto a eso va comprender el tiempo que vivimos. Alberto sintetiza “Este es un camino que está empezando, queda mucho por delante y no tenemos garantizado ninguno resultado. Sí sabemos que si cumplimos determinadas cosas, el dolor será menor”,

Se necesita tiempo. Explica por qué y el para qué. Tiempo para conocer cómo se desarrolla el virus. Tiempo para estar preparado cuando venga el pico. En esta vida todo tiene su momento. Hay un tiempo para todo dice el escritor del Eclesiastés, ese apasionante e interrogativo libro de la Biblia.

Boris Groy, filósofo, alemán, nacido en 1947, hurgó en la palabra “contemporáneo” en alemán. Se encontró que reunía dos términos. Zeit, tiempo. Genosse, camarada. Entonces la etimología es “camarada del tiempo” Alguien que está en el tiempo y con el tiempo.

Hacia allí nos empuja el Presidente. No por nada tiene más del 90% de aprobación.

Ser contemporáneo hoy en Argentina es estar en esa línea. Reducir al máximo las preguntas de otro tiempo y que hoy nos saca del centro de gravedad.

Ahora el tiempo es un desafío, una oportunidad. Seamos su compañero. + (PE)

SN 117/20

Nota. Por problemas en las computadoras es posible que los despachos vayan acompañados de otras informaciones. No lo hemos podido solucionar. /AS

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s