INNOVACIÓN

SOL DRINCOVICH

.Lo que no te contaron: otra amenaza mundial afecta a millones de personas y te tendrá a vos en la “trinchera” Aunque China ya empezó a reactivar su economía, todavía no pueden mensurarse las consecuencias en el resto del mundo. Y se tensa el conflicto con EE.UU.

Por

Sol Drincovich (*)

Buenos Aires

La relación entre China y Estados Unidos se torna cada día más complicada. Las reiteradas denuncias de Donald Trump a Beijing sobre el mal manejo, ocultamiento de información y su negación a investigar sobre el brote de coronavirus terminó de crispar una relación por demás tensa.

Así, la pandemia se convirtió en otro capítulo de la “guerra fría 4.0” que enfrenta a las principales potencias y cuyas esquirlas alcanzan al resto de los países.

Más allá de la cuestión comercial, que incluye mayores aranceles a la llegada de productos de Hong Kong a los Estados Unidos y la suspensión de importaciones agrícolas americanas a suelo chino, las dos potencias mantienen un fuego cruzado en el terreno tecnológico:

– Washington puso la lupa sobre Huawei y exige una licencia a sus empresas para permitirles contratar productos y servicios de firmas orientales

– Beijing creó una “lista de entidades no confiables” para restringir las operaciones de Apple, Cisco, Qualcomm, Boeing y otras empresas.

La disputa, que comenzó como una batalla comercial y una escalada de aranceles y sanciones cruzadas, muy pronto dejó al descubierto el mayor trasfondo de esa pelea: dirimir qué nación impondrá el “modelo” 5G (que luego será replicado por otros países). Y, asociado a ello, otra cuestión más relevante: cuál de los dos controlará la información en todo el planeta.

Si bien la Casa Blanca acaba de permitir que firmas chinas colaboren en el diseño de los estándares de esta tecnología, tratará de evitar a toda costa que sea el proveedor dominante a nivel global.

Patricio Giusto, director del Observatorio Sino-Argentino y docente del Programa Ejecutivo sobre China Contemporánea de la UCA, afirma a iProUP que la pandemia hizo recrudecer una guerra que ya existía por la supremacía tecnológica.

“China hace tiempo que está superando a Estados Unidos. Trump ve en ese país una amenaza. Hoy tenemos un conflicto que se va a ir incrementando y poniéndose cada vez más tenso”, sentencia.

“No es una guerra comercial, sino de acceso a la red como fuente de información y como herramienta de presión comercial y geopolítica para el país fabricante. El debate pasa por terminar eligiendo quién te va a espiar”, sentencia a iProUP Emmanuel Jaffrott, consultor y doctor en telecomunicaciones.

Así, la principal disputa está dada por ver quién controla las redes móviles 5G, un terreno en el que el gigante asiático tiene más tropas desplegadas y que será vital para la economía del futuro.

¿Qué es el 5G?

El 5G es la quinta generación de redes móviles, como se conoce cada una de las etapas que vivió la telefonía celular desde su nacimiento:

– El 1G analógico, que sólo permitía hablar por teléfono

– El 2G que introdujo los SMS

– El 3G que aportó Internet

– El 4G que trajo la banda ancha móvil

– El 5G ofrece: – Mayor velocidad, Menor latencia (tiempo que demoran dos equipos en comunicarse)

Mayor cantidad de dispositivos que pueden conectarse a una misma base

Potenciará:

– La Internet de las Cosas (IoT)

– Las ciudades inteligentes

– Los autos sin conductor

– Los hogares conectados

– La realidad virtual y aumentada

¿Quién preferís que te espíe?

“El tema es clave en cualquier sociedad moderna, ya que no sólo estamos hablando de personas con celulares sino de la posibilidad de conectar todos los objetos. El planteo de EE.UU. es no ceder infraestructura estratégica y sensible a quien pueda usarla en su contra”, dice a iProUP Enrique Carrier, experto en telecomunicaciones.

En diciembre, la Embajada de EE.UU. en Buenos Aires lanzó una alerta roja: “Los proveedores de telecomunicaciones de China pueden ser una amenaza para la seguridad nacional”. Dos semanas más tarde, envió un nuevo mensaje exigiendo garantizar el respeto a la libertad individual y privacidad para el buen desarrollo del 5G.

“Está claro que esta guerra es una suerte de repartición del mundo”, señala Jafrott. Y añade: “Quien tenga el control de la infraestructura tendrá acceso a todos los datos y desarrollos que la nueva tecnología vaya a posibilitar. A nivel global, Huawei ya firmó más de 60 contratos mientras que Nokia cerró 63 y Ericsson, 32”.

Lejos de propiciar un alto al fuego, la pandemia actúo como catalizador del enfrentamiento ya que adelantó lo que viene: una producción más automatizada y menos dependiente, en la que el 5G jugará un rol central.

Tregua

¿Tregua? La Casa Blanca permitió que China trabaje en los estándares 5G

Telecom lanza un nuevo servicio de Internet para empresas que “no se corta”: cómo funciona

“El desafío de los fabricantes era demostrar el valor de la digitalización en diferentes áreas de la economía y el gobierno. Y fue resuelto en gran medida por la contundencia de la COVID-19”, afirma a iProUP José Otero, vicepresidente de Latinoamérica y Caribe de 5G Américas.

“El 5G conectará hasta un millón de dispositivos por metro cuadrado, 10 veces más que el 4G”, agrega. Así, asegurará un ecosistema de redes capaz de soportar el tráfico generado por esa cantidad de equipos y a velocidades mucho más altas que las actuales.

De acuerdo con GSMA:

– China hoy controla el 40% del mercado móvil

– Contará con el 70% del 5G global este mismo año

– Ya construyó más de 160.000 estaciones 5G que cubren más de 50 ciudades

– Los operadores invertirán más de u$s160.000 millones en sus redes hasta 2025

¿Y qué ocurre en Argentina?

China tiene un interés muy grande por entrar con su red de 5G en América Latina. En el caso particular de Argentina, ya efectuó tres pruebas ambientales reales con Telecom Personal y planea repetirlas con Claro y Telefónica. + (PE/El Grano de Arena)

*Sol Drincovich Nació en la primavera del año 77, porteña, es hija de padres separados y tiene cuatro hermanos. Estudió periodismo porque quería un trabajo que permitiera leer y escribir, las únicas dos cosas que se mantuvieron más o menos estables en estos años. Creció leyendo a Elsa Bornemann y los Cuentos del Chiribitil, del Centro Editor de América Latina. (De Outsider La Revista)

SN 273/20

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s