Defensores del Papa califican de “”mentirosas e hipócritas” las acusaciones al Pontífice

Papa

Por Aníbal Sicardi

Bahía Blanca

El teólogo laico Stephen Walford sostiene que la acusación al Papa de herejía descansa sobre dos pilares. Uno, “en afirmaciones que el Papa nunca ha hecho” -es decir, “mentiras”-, y dos, “una dosis masiva de hipocresía” según registra Religión Digital quien también informa que Walford, junto con su familia, en el mes de agosto fue recibido por el Papa en una audiencia privada que duró cuarenta y cinco minutos.

Richard Gaillardetz, teólogo de Boston College y ex-presidente de la Asociación Católica Teólogica de los EEUU enfatiza la marginalidad de los firmantes del documento acusatorio al Pontífice. Massimo Faggioli -vaticanista de renombre y teólogo y historiador en la Universidad Villanova- también resalta esta cuestión manifestando que “le sorprendió que en un primer momento sólo firmara el documento un único obispo. Un obispo cismático, de hecho, como es el obispo Fellay de los lefebvrianos”

Religión Digital comenta que “Este domingo se sumó a la lista el obispo emérito de Corpus Christi en los EEUU, René Henry Gracida, pero poco cambia esto la incredulidad de Faggioli de que no haya más prelados firmantes en una Iglesia católica que tiene más de 200 cardenales y más de 5.000 obispos”.

Gaillardetz fue duro en este aspecto diciendo “que se les reconozca como las voces extremistas y auto-marginadas que son” y que también son partidarios de una eclesiología “preocupante”.

Walford no olvidó mencionar que también critican al Papa por su actitud hacia Martín Lutero y de la “rabia, arrogancia, soberbia, escarnio e impiedad” que se respira en webs de la ultraderecha católica.

En febrero de este año en calles próximas al Vaticano aparecieron carteles apócrifos con críticas a Francisco. En los carteles aparecía una foto del papa con expresión seria, y textos referentes a actitudes que ha tenido en relación con quienes se oponen a su modo de dirigir la Iglesia.

Poco tiempo después algunos cardenales de Roma recibieron una versión apócrifa de L’Osservatore Romano, el periódico del Vaticano. En la primera plana aparecía una lista de preguntas al papa hechas por cardenales conservadores, y la respuesta era siempre sic et non (sí y no).  A los tradicionalistas supuestamente puritanos les resulta inaceptable que el papa admita que los divorciados que se vuelven a casar puedan recibir los sacramentos, y los homosexuales ser acogidos en el seno de la Iglesia.

El historiador Massimo Faggioli, profesor de Teología de Villanova University (EE. UU.), opina que es posible identificar tres tipos de oposición al papa: teológica, institucional y política. La teológica es ”una oposición pequeña, que procede de forma respetuosa”, mientras que en la oposición institucional se encuentran quienes insisten en mantener el status quo. “Algunos cardenales tienen miedo a perder privilegios o a un cambio en los mecanismos para el nombramiento de los obispos”, dice Faggioli.

El historiador considera que la mayor oposición a Francisco tiene que ver con sus actitudes políticas: “El papa habla sobre vivir juntos, construir puentes en vez de muros. Son cuestiones ‘inconvenientes’ para la política global actual, pues contrastan con las ideas de la derecha francesa, italiana y norteamericana. Se las tiene por una amenaza. El papa puede lidiar con las dos primeras oposiciones, pero la política es la más difícil”, afirma. + (PE)

SN 336/17